¿Totalitarismo de izquierda o de derecha?


Leopoldo López y el resto de los jóvenes dirigentes de Voluntad Popular (VP) -junto con muchos abogados/as preocupados/as por los Derechos Humanos- tienen un buen chance de ofrecerle a Venezuela, más que un Proyecto Político, una Propuesta de Sociedad. A Chávez, como ya le sugerí a VP, se lo puede enfrentar denunciando la caída del PIB, el auge de las importaciones o la extrema inseguridad; pero también haciendo política a partir de una reflexión sobre la crisis de los cimientos más profundos de la Civilización Occidental -de la economía, la política, el derecho, la ética, la filosofía y la religión- que han sido fuertemente vapuleados en los dos últimos siglos.

Fueron seis los cimientos básicos que Occidente creyó consolidar a finales del siglo XVIII: el Judeocristianismo, la Filosofía Moderna, la noción de Democracia, el Derecho Natural, la Economía de Mercado y la Ética fundada en la endeble autonomía de la conciencia individual. ¡¡Una ilusión que en 1807 Hegel proclamó como el FIN DE LA HISTORIA: lo único que le restaba a la Humanidad -creía él- era difundir por todo el mundo el Modelo de Sociedad fundado en aquellas aparentemente sólidas seis patas!! La misma idea ingenua que resucitó Fukuyama hace 20 años, ante el derrumbe total del Comunismo.

Esos presuntos fundamentos sólidos de Occidente, decíamos, han sido vapuleados en los siglos XIX y XX. En parte por las ideas poderosas de Nietzsche, Schopenhauer, Heidegger, Wittgenstein, Levinas, etc.; pero sobre todo por los stalines, hitlers, mussolinis, maos, polpots, holocaustos, hiroshimas y nagasakis.

Tal vez a VP le convenga desarrollar una reflexión intelectual (y no sólo política o ideológica) acerca del totalitarismo. Y una fértil manera de abordar el tema es la diferencia que en el siglo XX se planteó entre el Totalitarismo de Derecha y el de Izquierda; el Nazifascismo y el Comunismo. Una distinción irrelevante a la luz de la monstruosidad de ambos regímenes, pero una que INTELECTUALMENTE vale la pena precisar. Fue, en cierta forma, el choque entre dos teóricos alemanes, dos KARLS, Karl Marx y Carl Schmitt. Locos ambos, pero con una diferencia entre ellos que conviene enfatizar. VP debería precisar en cuál de estos dos totalitarismos se ubica Chávez.

Schmitt planteó la destrucción radical de la esfera jurídica y de la dimensión ética, es decir, de todos aquellos valores, normas e instituciones creados por el hombre. Era la liquidación del Derecho Positivo, impuesta por una visión aberrante del Derecho Positivo; la destrucción del Estado de Derecho en su versión restringida: separación de poderes, libertad individual, derechos humanos, etc. Marx fue, en tanto aberración, muchísimo más allá de todo eso: planteó la destrucción -llamada por él “EXTINCIÓN”– de la esfera estrictamente jurídica& pero también de las esferas económica, política, ética, de la propiedad privada, el Estado, el Derecho Natural, las diferencias físicas e intelectuales entre los hombres, etc. Era la “EXTINCIÓN” del valor de cambio, o sea, ¡¡de lo que un hombre y sus capacidades -su fuerza, su inteligencia o su imaginación- valen en relación con las de los demás!! El Colectivo lo regiría absolutamente todo.

En síntesis, Schmitt ponía el Derecho, la Propiedad Privada, la Economía de Mercado y el Capitalismo al servicio del Estado Totalitario y de la locura del Führer; Marx y su Comunismo plantearon algo muy distinto: destruir cualquier atisbo del Derecho y del Valor de Cambio. Una estupidez que sólo cabe en mentes más o menos desequilibradas o demasiado ignorantes.

Publicado por Emeterio Gómez en El Universal, Notitarde y Los Andes el 27 de diciembre de 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s