¡Volvimos!


Y los vamos a derrotar en el 2012! Porque les llevamos una inmensa ventaja: nosotros no tenemos un Proyecto de Sociedad que nos guíe en esta pelea… ¡pero sabemos que no lo tenemos! Ellos, por el contrario, tampoco lo tienen ¡pero creen que lo tienen! Es aquella vieja pregunta acerca de: ¿quién está más desarmado, el que no tiene un arma pero sabe que no la tiene o el que la tiene pero no sabe que está engatillada?

Pero esa es tan solo la mitad de nuestra ventaja sobre los chavistas. Ojalá sigan creyendo que tienen una Ideología, cuando sólo tienen una cobota. Algunos amigos me critican por denunciar la fuerte endeblez del marxismo: “déjalos que se hundan en sus carencias, sin siquiera conocerlas”, me dicen. “Alábales más bien a Marx, diles que el comunismo es chévere, que sigan aferrados a él. Mientras más primitivos sean sus cimientos intelectuales, más fácil será derrotarlos”.

Pero esa inmensa desventaja del chavismo, ese aferrarse a ideologías fofas, no se reduce al marxismo, atañe también al llamado Pensamiento Crítico, que se gestó a todo lo largo del siglo XX. Desde George Lukács hasta Edgar Morin, pasando por Adorno, Marcuse, Habermas, Althusser, Foucault, Baudrillard, Derridá, Vattimo y mil otros cráneos de ese doloroso siglo. Todos ellos criticaron al capitalismo, al mercado y, en general, a la civilización occidental… ¡y fracasaron rotundamente!

Por dos razones contundentes. Una: que toda esa crítica quería acabar con el capitalismo sin tener la menor idea del sustituto. ¡Una alternativa desde la cual criticar! Que si no existe, si no se tiene -ni se puede tener- con qué sustituirlo, cualquier crítica radical se vuelve una tontería; porque criticar al capitalismo a partir de Marx y de su comunismo -¡ridículamente inviable!- es un sinsentido. Porque toda esa utopía fue simplemente el regreso a la barbarie, tal como se evidenció con el derrumbe del Muro de Berlín y del socialismo real.

La otra razón del fracaso del Pensamiento Crítico, fue la incapacidad -repito, de George Lukács a Edgar Morin- para formular ¡una Ética! No ya una Ética marxista o revolucionaria, sino simplemente una Ética; cualquiera. Porque jamás lograron desarrollar ninguna. Porque no llegaron a intuir que una Moral seria requiere de un respaldo religioso, que una ética atea es más bien uno de esos “sueños de la Razón que producen monstruos”. Porque si hubiesen descubierto que toda Moral requiere de un fundamento trascendental y que lo trascendental es, per se, religioso, les habría dado un patatús. Habermas intentó una Ética y puso la torta.

La segunda mitad de nuestra inmensa ventaja sobre el chavismo, radica en que nosotros  tenemos la posibilidad de desarrollar una Moral. No una sociedad alternativa al capitalismo, porque tal cosa no existe; sino un replanteamiento de la ética cristiana a partir de él y del mercado. A partir de la Escasez y no delTrabajo, como creyó Marx. A partir de la convicción profunda de que es la Rentabilidad (derivada de la Escasez) la que genera en nosotros la dimensión del Mal. Porque la fuerza moral que se requiere para enfrentar nuestra condición profundamente animal (aupada también por la Escasez) sólo puede ser provista a partir de la noción de Dios. Y, muy “a propósito” de todo esto:Posdata para R. G. Aveledo, que me reclamó -en la concentración del 5 de enero- por no haber ido a la reunión que le pedí a la comisión de Programa de la MUD. No estaba él al tanto de que dicha reunión se dio, que fueron tres horas de fértil discusión y que allí se asomaron algunas iniciativas… que ojalá cuajen.

Publicado por Emeterio Gómez en El Universal el 9 de enero de 2011.

3 pensamientos en “¡Volvimos!

  1. José R dice:

    Seguir insistiendo que el mercado debe moralizarse es parte (otra versión) del mismo “Pensamiento Crítico Marxista”. No se puede moralizar el mercado porque es un mecanismo. No se puede moralizar las decisiones que se toman en las empresas porque dejarían de funcionar como tal y perderían eficiencia ante sus competidores, de eso se encargan otros mecanismos del liberalismo como son la escasez, la competencia y la rentabilidad. Esa son las ventajas del liberalismo democrático sobre el socialismo, que son mecanismos de autocontrol, que a pesar de estar gestionada por humanos contrarrestan los intereses o apetencias personales. Los que sí necesitan de la moral y de la ética para contrarrestar la bestia son los socialistas porque con el poder del Estado pretenden manejar la economía de las empresas con antojos delirantes. El otro plano donde sí se necesita de la moral y la ética es en el establecimiento del Estado de Derecho de la democracia liberal, donde existe otro mecanismo que controla los intereses personalistas como son la separación de poderes, la descentralización y la elección libre, no intervenida, de los cargos públicos.
    Como usted mismo lo sostiene, con la moral, la religión busca compatibilizar la perfección de Dios con el espíritu humano, pero eso pertenece a la dimensión espiritual, donde se gana o se pierde a Dios; en cambio, en la dimensión terrenal el humano gana o pierde sobrevivencia. En esta dimensión, la moral no es la moneda de uso corriente, circula mucha moneda falsa que se trata de intercambiar con mucho disimulo, y la manera de protegerse es utilizando mecanismos eficientes para impedir que pasen. Los mecanismos son los principios y el Estado de Derecho de la Democracia Liberal. Los mecanismos más eficientes son los que actúan con control automático; que evitan el engaño de la bestia humana. Otra ventaja que tiene el Orden social Liberal, es que se va depurando, ajustando y modernizando, de acuerdo a las destrezas y camuflajes que van adquiriendo las bestias humanas.

  2. Julio Sanoja dice:

    Estimado Sr. Emeterio, buenos días,

    Leo sus artículos con mucho interés. El tema de el par de opuestos complementarios (bien-mal, cielo-tierra, oriente-occidente, materia-espíritu) lo resolvió San Ignacio de Loyola y todos los místicos cristianos, sufies, zen, de la siguiente manera: San Igancio decía: me muevo del centro de los opuestos hacia el bien en tanto en cuanto me acerque a Dios, (regreso al centro) y me muevo del centro de los opuestos hacia el mal en tanto en cuanto me acerque a Dios (regreso al centro). De manera que no se trata de eliminar a alguno de los opuestos complementarios porque entre otras cosas es imposible, de lo que se trata es de ser lo sufientemente sabio para saber cuando ir hacia un opuesto y cuando ir hacia el otro. Esto es conciencia y sabiduría, y esto es lo que debemos enseñar a los niños y adolescentes en los colegios y liceos. Le recomiendo la lectura del Bagavad Ghita donde Krishna le explica a Arjuna como manejar los opuestos complementarios con conciencia.

    Reciba un cordial saludo,

  3. Julio Sanoja dice:

    Estimado Sr. Emeterio Gomez,
    Leo sus artículos con mucho interés, lo felicito por sus concientes propuestas para Venezuela. A continuación le envío una propuesta para la MUD que le envié en el año 2007 a la UNESCO:

    Caminos a la conciencia universal

    Propuesta para Naciones Unidas y UNESCO para que desarrollen un curso o materia que puede llamarse “conciencia”, y que junto con matemáticas, literatura, y las otras materias, sea dado en todos los colegios del mundo desde pre-escolar hasta bachillerato (14 materias “conciencia”), que enseñe al niño y adolescente a aumentar día a día su conciencia individual para que cada día se acerque más a la conciencia universal, y de esta manera disminuir los sufrimientos y las enfermedades del ser humano. Al aumentar la conciencia individual del ser humano, entonces se aumenta la conciencia colectiva de la sociedad, y por lo tanto nos podemos acercar a una verdadera sociedad del bienestar.

    Estos caminos a la conciencia universal han sido tomados de diferentes textos sagrados y místicos, de diferentes lugares y épocas del mundo. Todos los textos sagrados y místicos enseñan diferentes caminos para aumentar la conciencia individual e igualarla o acercarla a la conciencia universal.

    A continuación algunos caminos para ir de la conciencia individual a la conciencia universal, eliminar las enfermedades y el sufrimiento humano, y lograr el bienestar y la paz individual y colectiva en el mundo. EL sufrimiento, y las enfermedades son manifestaciones del ego personal, y sólo la conciencia individual puede disolver, disminuir, o minimizar al ego. El ego y todo lo que existe en el mundo es dual, la conciencia es absoluta. Esta es la gran paradoja: la conciencia absoluta que vive en un mundo dual. El niño y el adolescente deben aprender a manejar esta paradoja para evitar el sufrimiento y las enfermedades. Somos seres humanos con una conciencia absoluta que vivimos en un mundo dual, y por lo tanto debemos conocer y cumplir las leyes de lo absoluto o conciencia universal y al mismo tiempo debemos conocer y cumplir las leyes de lo dual o terrenal, y poder equilibrar y armonizar ambas, que son opuestas complementarias: absoluto-dual

    En lo universal absoluto: (fuente: Textos Sagrados y místicos)

    1. Amar incondicionalmente y con desapego a todo cuanto existe en el universo. Así ama la conciencia universal.
    2. Meditar todos los días al menos media hora.
    3. No hacer juicio de nada ni nadie. Observar la dualidad como un todo, como una unidad. La conciencia universal no emite juicios, es absoluta y no ve la dualidad. Es neutra.
    4. Observar neutralmente diariamente nuestros pensamientos, palabras, sentimientos, acciones, intenciones y respiración. Obsérvate neutralmente cada día, todo el día. El observador neutral es tu conciencia individual y es el que va disolviendo día a día al ego. Esta es una de las formas más intensas de aumentar la conciencia individual. Convierte en algo cotidiano la auto-observación neutral de tus pensamientos. Este ejercicio con el tiempo te dará la paz interior y la serenidad. La auto-observación debe ser neutral sin emitir juicios, debido a que la conciencia es absoluta y no emite juicios, quien emite juicios es el ego, de manera que si la auto-observación es con juicio, es el ego quien se observa a si mismo, y lo que produce es un aumento del ego. La clave es la neutralidad en la observación. El observador neutral tiene muchos nombres: el testigo, la presencia, el observador neutral, la conciencia, el espíritu. Es el que activas cuando meditas.
    5. Desapegarse de todo cuanto existe y apegarse al eterno presente. La conciencia universal es desapegada.
    6. Agradecer todo cuanto te sucede, bueno o malo. Todo te sucede de acuerdo a la ley de causa-efecto.
    7. No dudar. Tener Fe.
    8. No temer. Tener Fe.
    9. Observar neutralmente lo que nos molesta de nosotros y de los demás, hasta que con el tiempo desaparezcan estas molestias. Cada molestia es un maestro. Solo podemos disolver las molestias internas y externas (ego) con el observador neutral que es tu conciencia individual, y que tiene las propiedades de la conciencia universal: omnisciente, omnipresente, omnipotente, ama incondicionalmente, es desapegada, no emite juicio, no es dual, es absoluta, no duda, no teme, es eterna, infinita, atemporal, sanadora, divina, no culpa. Observa neutralmente con compasión y con amor las molestias que otros causan en ti; solo cuando las disuelvas en tu interior, desaparecerán en el otro, y solo cuando tu las sanes en tu interior, sanarán en el otro. Este es uno de los niveles más altos de conciencia individual.

    10. Vivir en el eterno presente, en el aquí y ahora. Poner tu conciencia en este momento con intensidad. Aprender del pasado y no preocuparse por el futuro. El bienestar, la felicidad, la paz interior, la serenidad, el goce divino, la conciencia universal, el Todo, el Uno, el Tao, el Absoluto, el Padre, la Casa, la iluminación, ….Dios, ….o como lo quieras llamar, no puede ser un objetivo a alcanzar porque entonces nunca lo podrás alcanzar. Es sólo en el eterno presente que te puede ser dado. Deja de buscar.

    En lo terrenal dual: (Fuente: Textos Sagrados y Místicos)

    11. Servir en silencio a los demás diariamente sin esperar nada a cambio. Olvídate de ti. Servir a los demás con una intención pura que sale del corazón.
    12. Leer y analizar los textos sagrados y místicos desde el punto de vista de los caminos a la conciencia universal. Hay muchos. Algunas recomendaciones:

    El Kybalion
    Baghavad Gita
    El Libro de Mirdad
    El Sermón del Monte
    Los Upanishads
    El Mahabarata
    Los Vedas
    Los Tantras
    Los Yogas Sutras
    El Tao Te Ching
    La Torá
    El nuevo testamento
    El Libro Tibetano de los Muertos
    El libro Egipcio de los Muertos
    El Coran
    El Zohar
    El Talmud
    Los textos místicos del cristianismo, judaísmo, islamismo, budismo, hinduismo, taoismo, zoroastrismo, sufismo, zen, confucionismo.

    13. Pensar bien, imaginar bien, hablar bien, sentir bien, obrar bien y tener buenas y puras intenciones. Recordemos que en el universo no hay casualidades. Todo cuanto le ocurre al ser humano obedece a la ley universal de Causa-Efecto. Toda causa tiene su efecto, y todo efecto tiene su causa. No existe el azar ni la suerte en el universo. Nos conectamos con el universo a través de nuestros pensamientos, palabras, sentimientos, acciones, e intenciones. El universo nos devuelve lo que le damos a través de estas vías. El universo es perfecto y mantiene un orden implícito en todas las cosas con sus leyes universales. “Dios no juega a los dados” decía Einstein, y David Bohn escribió sobre “El todo y el orden implícito”
    14. Eliminar los deseos y placeres sensuales y mundanos. Vivir una vida sencilla, honesta y de servicio a los demás.
    15. No cometer excesos ni deficiencias en los pares de opuestos. Vivir en el justo medio o equilibrio de cualquier par de opuestos. Todos los textos sagrados y místicos hablan del par de opuestos complementarios o dualidad. El ser humano debe aprender a que no le afecte estar en cualquiera de los pares de opuestos, y aprender a encontrar el justo medio de todos los pares de opuestos. Todo tiene su opuesto complementario en este mundo, todo es relativo y dual. Lo único absoluto es la conciencia. Todos los opuestos complementarios deben estar en equilibrio. La enfermedad (mental, emocional o física) aparece en el ser humano como un maestro para avisarle que tiene algún o algunos pares de opuestos fuera del equilibrio. La enfermedad desaparece cuando armonizamos o equilibramos estos pares de opuestos. La enfermedad es por lo tanto un maestro que viene a enseñarnos a buscar el equilibrio de algún par de opuestos dentro o fuera de nosotros, a nivel mental, emocional o físico. Obsérvate para encontrar esos opuestos en desequilibrio que te están causando la enfermedad. (Justo medio de Aristóteles, Confucio, San Ignacio de Loyola, etc)
    16. Comer sano y natural: frutas, semillas, proteínas, granos, vegetales verdes, vegetales de colores, cereales.
    17. Luchar con pasión pero que no te afecte el resultado de la lucha. Se imparcial con los resultados de las luchas.

    Autor: Julio Sanoja
    Email: juliosanoja@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s