El despertar del individuo


En EL DESPERTAR DEL INDIVIDUO, Roberto Mangabeira dice cosas fascinantes: “Una sola idea resuena en cada página de este libro y es la infinitud del espíritu humano, en el individuo y en la humanidad. La visión de una maravillosa y tremenda desproporción entre ese espíritu y aquello que lo abarca y disminuye; … su horror ante la bastedad y la indiferencia de la naturaleza que lo rodea; su descubrimiento de que aquello que comparte con la totalidad del universo es su desgaste por el tiempo, su reconocimiento de que si la realidad tiene un núcleo central, ese es el tiempo… “. (Fondo de Cultura Económica, pág. 41).

Y más adelante: “… la tradición del pragmatismo contiene, distorsionadas y truncas, muchas de las concepciones que más necesitamos para reconciliar los dos proyectos que gozan de mayor autoridad en nuestro mundo: el empoderamiento del individuo (su elevación a un poder y a una libertad semejante a la de los dioses) y la profundización de la democracia, es decir, la creación de formas de vida social que reconozcan y nutran los poderes divinos de la humanidad, por más sometida que esté a la decadencia del cuerpo y a las ataduras sociales” (pág. 43).

Roberto Mangabeira, dice la solapa del libro, “es uno de los pensadores vivos más destacados. Su obra… es traducida y discutida en todo el mundo. Es profesor de Harvard desde su juventud y hasta junio de 2009 fue ministro de Asuntos Estratégicos de Brasil”. Recomendamos altamente la lectura de este libro. No es fácil, porque aborda de lleno los problemas eternos de la filosofía, ¡¡pero vale la pena intentarlo!! Porque esa conexión entre “la infinitud del espíritu humano”, por un lado y, por el otro, la política, la economía y los modelos de sociedad, es crucial para entender la profunda crisis que afecta, no sólo a Venezuela, sino al Capitalismo y a la Humanidad en general.

Pero, Mangabeira -para desilusión nuestra- plantea este DESPERTAR DEL INDIVIDUO, esta maravillosa “infinitud del espíritu humano” (la libertad individual como “semejante a la de los dioses”) a los fines muy restringidos de REINVENTAR LA SOCIALDEMOCRACIA y de reivindicar algo tan anacrónico como el Pragmatismo norteamericano. Porque ese enfoque, esa fascinante conexión entre política, economía, moral, religión, filosofía y teología, puede servir para reinventar la Socialdemocracia y la Izquierda ¡¡pero es perfectamente válida -también- para reinventar el Liberalismo, el Capitalismo, el Catolicismo, la noción de Dios… y la Derecha!! De hecho nuestro autor hace todo su planteamiento, no pensando en LOQUETERAS comunistas, sino a partir de una hipótesis implícita: no hay más modelos para la economía que el Mercado.

Porque si fuese cierto -y sin la menor duda lo es- que “los proyectos ideológicos que marcaron los dos últimos siglos se han agotado”, como dice la contraportada de otro libro de Mangabeira, LA ALTERNATIVA DE LA IZQUIERDA; si fuese verdad que la Socialdemocracia, el Socialcristianismo, el Liberalismo y el muy mal llamado Socialismo Democrático, ya cumplieron plenamente su ciclo de vida; si seguir hablando de Izquierdas y Derechas fuese de muy mal gusto, como en efecto lo es; si en el siglo XXI hubiese que parir nuevos enfoques políticos y económicos, carecería de sentido el fuerte énfasis que Mangabeira pone en la REINVENCIÓN DE LA SOCIALDEMOCRACIA. No se trata de REINVENTARnada, ¡¡se trata de inventar una nueva propuesta política centrada en el Capitalismo, el Mercado, la noción de Dios, la reivindicación de los pobres… y la indudable “infinitud absoluta del espíritu humano”!!

Publicado por Emeterio en El Universal, Notitarde y Los Andes el 20 de junio de 2010.

2 pensamientos en “El despertar del individuo

  1. José R dice:

    Atraer la discusión en Venezuela hacia la perfectibilidad de la Democracia o de la economía de mercado, es desviar la atención de lo verdaderamente prioritario para nosotros, que es quitarle la hegemonía que tiene el Estado sobre la Sociedad.

    En los actuales momentos debemos estar discutiendo el cómo llevar al Estado a cumplir con sus verdadera misión y dejarle a Dios la creación del “hombre nuevo”.

    Los venezolanos hemos depositado toda nuestra responsabilidad y nuestra forma de vida en manos del Estado para que se ocupe de nosotros. Creo que ya lo hemos pagado muy caro la confianza que le otorgamos.

    No solo tiene el poder de la Armas y de la Justicia, sino también el poder del Dinero. Hemos permitido que gaste nuestra herencia, el ingreso petrolero, a su antojo, llegando al extremo de quitarnos el derecho a saber el qué y el cómo lo gasta.

    Es en esa discusión en la que debemos gastar todos nuestros recursos y voluntades. No tiene sentido seguir esperando que otros hagan lo que nos toca hacer a cada uno de notros.

  2. José R dice:

    Quizá sea mi ignorancia en Filosofía y en Teología lo que me impide conectar la dimensión espiritual con la material o existencial del humano en la Tierra.
    No entiendo el porqué el pragmatismo democrático estadounidense está agotado y se debe recurrir a la espiritualidad, y su medio la religión, como la única manera de reinventarla (reestructurarla, reconstruirla, modernizarla etc. etc). De hecho, desde sus orígenes, la intención humana y sus religiones han buscado en la dimensión espiritual y en la noción de Dios y de la Moral, los valores que permitan la convivencia humana en sociedad, como una forma de vida que le ha permitido saltarse la selección natural, con libertad y justicia, sin poder lograrlo plenamente. ¿Por qué ahora sí es posible hacerlo?
    La humanidad logró quitarse el yugo de la esclavitud y dependencia del poder hereditario de las monarquías, conquistando el derecho a tener la libertad de construir su propia existencia. Y el resultado de esa lucha por desprenderse de un poder central, incluso religioso (la inquisición, hoy Irán), es el sistema o modelo democrático. Entonces, por qué recurrir de nuevo a la religión para modernizarlo o hacerlo más justo o menos pragmático.
    ¿Qué es lo que está agotado? La forma como se reparte la riqueza global (distribución del ingreso) o la manera de cómo se encuentra repartido el poder.
    La solución no está en darle más poder al Estado, porque la humanidad viene de la experiencia de los resultados que devienen del poder central. Entonces, otra manera, convencer a cada ciudadano que debe dejarle a la Empresa un porcentaje de su salario para que lo transfiera a la pobreza, y de esa manera, eliminarla con esa acción que hoy llamamos Responsabilidad Social.
    También se podría pensar en aumentar un porcentaje en el Sistema de Impuesto sobre la Renta de trabajadores y empresas para dedicarlo a la eliminación de la pobreza, a través de la eficiente administración del Gobierno, o que éste lo transfiera a la Iglesia para su administración.
    Esos mecanismos, o la invención de otros es lo que le puede dar concreción a la reinvención de la democracia, y su mecanismo de regulación de intercambio económico: el mercado. Pero llevar el debate a la “infinitud absoluta del espíritu humano” …, yo no soy capaz de pensar tan profundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s