Del Marx de Camus


En un artículo de hace poco –HOMBRE REBELDE U HOMBRE INDIGENTE– comenté las limitaciones de Albert Camus como intelectual y, sobre todo, como filósofo. Porque aunque él no asumió explícitamente la Filosofía, la naturaleza de los temas que abordó (afines al EXISTENCIALISMO) nos facultan para evaluarlo ¡¡o lo exponen a él!! sin duda a ser evaluado como tal.

Como decíamos en ese artículo Camus no entendió que no fue -como él afirma- que “los juristas burgueses del siglo XVIII… prepararon los dos nihilismos contemporáneos: el del individuo y el del Estado”, sino que el fracaso radical de Kant, Hegel, Platón y Aristóteles, puso en evidencia el NIHILISMO, no el “contemporáneo”, sino el NIHILISMO A SECAS, ¡la nada absoluta que subyace al espíritu! y que había estado allí desde siempre, oculta tras las ilusiones infantiles que nos generó la filosofía. Es obvio que Camus no llegó a captar la profunda quiebra del Pensamiento Occidental que nos dejaba, no ante la Rebeldía sino ante una profunda Indigencia intelectual.

Esa dolorosa limitación o carencia de Camus, es visible en toda su obra, pero sobre todo en el tratamiento que le da a la visión Ética de Marx. Veamos, para muestra, un párrafo lamentable de EL HOMBRE REBELDE:

“Ciertamente, no les faltó razón a quienes insistieron en la EXIGENCIA ÉTICA que yacía en el fondo del sueño marxista. Hay que decir, precisamente, antes de examinar el fracaso del marxismo, que en ella residía ¡¡LA VERDADERA GRANDEZA MARX!! Puso el trabajo, su degradación injusta y su dignidad profunda, en el centro de su pensamiento. Se alzó contra la reducción del trabajo a una mercancía y del trabajador a un objeto… Dio mala conciencia a quienes no tenían derecho a mantenerla en paz y denunció, ¡¡CON UNA PROFUNDIDAD INIGUALABLE!!, a una clase cuyo crimen no residía tanto en haber tenido el poder cuanto en haberlo usado para los fines de una sociedad mediocre y sin verdadera nobleza… ¿Quién, a pesar de las pretensiones de esta sociedad, puede dormir en ella en paz, sabiendo en lo sucesivo que obtiene sus goces mediocres del trabajo de millones de almas muertas?” (EL HOMBRE REBELDE, Alianza Edit. pág. 244-45. Las cursivas y las admiraciones son mías).

Cuando Camus escribe estas… COSAS, ya Wittgenstein había mostrado que en el plano de la Ética no hay verdades ni realidades, ¡¡sino opiniones!!, y que todo lo que podamos decir respecto de ella es PAJA. Ya Nietzsche había impuesto su PERSPECTIVISMO: en el plano de lo estrictamente Humano no hay nada Racional ¡¡sino interpretaciones!! Que tan válidas son estas ideas de EL HOMBRE REBELDE, como las exactamente opuestas. Que si por casualidad resultase una tontería Lógica -¡como en efecto lo es!- la Teoría del Valor Trabajo expuesta por Marx en EL CAPITAL (o sea, que “la fuente EXCLUSIVA del valor de las mercancías es el trabajo”), entonces “la ética que yacía en el fondo del sueño marxista” era una aberración. Y que si “en ella residía la verdadera grandeza de Marx”, entonces éste era un VERDADERO loquito. Que en el Capitalismo no hay ninguna “degradación injusta” del trabajo, ni la reducción de éste a una mercancía y del trabajador a un objeto, que la sociedad capitalista no es “mediocre y sin verdadera nobleza” y que el capitalista no obtiene “sus goces mediocres del trabajo de millones de almas muertas”; sino que, exactamente al revés ¡¡esos millones de obreros le deben su nivel de vida (muy superior al del Siervo de la Gleba y más aún al del esclavo) a la vocación emprendedora, creatividad, gerencia y capacidad de asumir riesgos del capitalista!!

Publicado por Emeterio en El Universal, Notitarde y Los Andes el 24 de mayo de 2010.

Anuncios

Un pensamiento en “Del Marx de Camus

  1. Gendrik dice:

    Disculpeme Don Emeterio, pero una contradicción es una contradicción de aquí (Maracaibo) a Pekín. Decir: “Que tan válidas son estas ideas de EL HOMBRE REBELDE, como las exactamente opuestas” es una flagránte contradicción, como muy bien usted debería saber, y que la famosa Razón, a la cual usted en su critica negativa le da un carisz metafísico nada claro para mí, MUERE en la medida en que violamos las leyes lógica del pensamiento y permitimos que, tanto en la discusión filosófica y en la vida cotidiana, se instale el más absurdo relativismo (moral, ontológico, etc.,)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s