Chávez y la infinitud de lo humano


FUNDAKRISTÓS completó exitosamente el trío de foros sobre EL PROBLEMA DEL MAL. Gracias a los ponentes, a los asistentes ¡y a los que nos ayudaron para completar el pago de la sala! Reflexionar sobre EL MAL es hacerlo sobre LO HUMANO y de esos tres foros salió -clarísima- la necesidad de una discusión sobre este otro tema. La dramática situación política que vive Venezuela, esta locura que pretende imponernos algo tan inviable como el Comunismo, es una buena oportunidad para reflexionar sobre Lo Humano. Un debate que los católicos podríamos promover.

La semana pasada, comentando EL DESPERTAR DEL INDIVIDUO de Roberto Mangabeira, enfaticé una frase suya -“La infinitud del espíritu humano”- que podría dar pie a la discusión que proponemos. ¿Es que, de verdad, somos finitos porque somos mortales y por los límites que el cuerpo nos impone? ¿Somos “imagen y semejanza de Dios” sólo por nuestra capacidad de amar al prójimo o también por la obvia condición infinita, inefable e incognoscible de nuestro espíritu?

¿De verdad somos seres finitos o tenemos ¡gracias a Dios! la capacidad de ir siempre MÁS ALLÁ de “nosotros mismos”? ¿Podemos o no ser ¡cada vez! más mezquinos, desleales o egoístas? Pero, también ¡cada vez! más piadosos, solidarios u honestos. ¿Tiene algún límite la posibilidad de identificarnos con los otros o de sacrificarnos por ellos? ¿Podemos o no -¡sin restricciones!- elevar o degradar, ennoblecer o encochinar, nuestro espíritu? ¿Cuánto podemos destruir una sociedad por la aplicación de una ideología absurda y agotada? ¿Tiene algún límite, es finita nuestra capacidad de hacer daño por esa vía? ¿Y tendrán ellos que sufrir algún cargo de Conciencia, ahora que ya saben que el Espíritu, además de absolutamente elevable, es absolutamente libre y maleable?

Tal vez este dramático saqueo que vive Venezuela pueda ayudarnos a reflexionar sobre una poderosa noción, hija de los últimos 200 años -o sea de la Postmodernidad- y que pone en evidencia que el espíritu humano está bien lejos de ser finito. ¡¡ME REFIERO AL CARÁCTER ABSOLUTO DE LA LIBERTAD INDIVIDUAL!! A la ya mencionada inexistencia de límites que le impidan al espíritu trascenderse a sí mismo. ¿Tiene éste alguna “manera de ser” definida? Es decir: ¿Tiene lo humano un Ser DEFINIDO como el que Aristóteles le asignó a todo lo que existe? ¿Un ser como el de todos los demás entes que nos permite saber qué ES cada uno de ellos? ¿O somos, por el contrario, una “Pura posibilidad de ser”, como planteó Heidegger o una Nada absolutamente impensable, como asomó el nihilismo nietzscheano?

¿Cuánto pueden la culpa o el temor a Dios refrenar a alguien que se sabe -insisto, no que se cree, sino que se sabe- dotado de una Libertad Absoluta? Una que le permite a él y a sus acólitos ensayar un Modelo de Sociedad tan radicalmente necio como el Comunismo. ¿Cuánto necesitan refrenarse en su afán de destruir el país, si saben perfectamente que no tendrán que rendir cuentas ante su Dignidad, ni van a ser castigados espiritualmente, ¡ni tendrán que expiar ninguna culpa!?

Tal vez -¡quién sabe!- a la Teología y al Catolicismo les convenga promover una discusión sobre estos escabrosos temas atinentes a la Libertad Absoluta, es decir, a la inexistencia del Hombre como un Ser; al nihilismo, el vitalismo, el existencialismo, Nietzsche, Heidegger, Schopenhauer, Kierkegaard, T. S. Eliot, Wittgenstein y hasta el bueno de Sartre. Porque es en ese terreno -¡y no solo en el de la noción de Dios!- en el que hay que discutir el carácter finito o infinito del espíritu humano.

Publicado por Emeterio en El Universal el 27 de junio de 2010.

Anuncios

2 pensamientos en “Chávez y la infinitud de lo humano

  1. José R dice:

    El espíritu de los humanos es libre porque ningún humano es capaz de saber lo que estamos pensando. Ese empoderamiento natural de la razón y el sentimiento es lo que nos permite ser libres en la infinitud del espíritu. Esa facultad nos permite establecer “un dialogo con Dios” sobre el mal y el bien de nuestras acciones existenciales, pero para eso necesitamos sentirnos libres en nuestras interacciones sociales. Para que ello tenga un efecto valorativo sobre nuestra responsabilidad personal es necesario la existencia de “un código de honor” (valores morales), en custodia de la iglesia, y una normativa que regule el intercambio libre de bienes materiales entre los ciudadanos.

    El único sistema que permite que los ciudadanos se organicen libremente para intercambiar bienes responsablemente es el DEMOCRÁTICO. Es el único sistema donde los ciudadanos tienen la libertad para establecer las instituciones que regulen sus interacciones.

    Cuando algunos de sus ciudadanos u otros externos a la república imponen o quieren imponer sus instituciones y normativa no tiene otro calificativo que una acción de conquista y saqueo, a lo cual los ciudadanos tienen la responsabilidad de defender. LA LIBERTAD INDIVIDUAL NO SE DISCUTE, o te someten y te resignas o la defiendes hasta morir.

  2. Edith dice:

    El presidente tiene una visión panóptica de Venezuela y una porción importante de los venezolanos han aceptado y la creen esa visión: El Presidente nos fabrico “el socialismo del siglo XXI”, “la revolución bonita”, “la Venezuela Bonita”, todos sus acólitos tienen la sensacion de estar siendo observados, de ser monitorizados, de tener un GPS incorporado para saber: qué, con quién, por qué, sobre qué y para qué hablan y desde un puesto de supremacia absoluta hace ver a los de la oposición como responsables de cuanto mal ocurra en Venezuela con una insana forma de juzgar pero sin mirarse ni por asomo como responsable de ningún asunto. Se percibe que no tenemos igualdad de condiciones para debatir. Se hace creer al pueblo que es “El Soberano”, como a la mujer del hogar se les califica como “Amas de Casa” o el hombre les dice que ellas son “La Reina de la casa”, pero a la mujer no les queda alternativa si debe decidir de lavar, fregar platos o trastes, barrer, etc. Quisiera saber yo, si la Reina Isabel II ha realizado alguna vez labores “del hogar”. No quiero desviar el discurso pero hasta en nuestros mensajes privados tenemos la sensación que de algún momento vamos a ser sancionados; incluso hay una ley que asi lo reza. Venezuela y esa “Libertad” a la que se refiere José y ni siquiera aproximarme a la que se refiere Emeterio, en estos momentos la siento en mi País. Si expongo alguna idea soy oficialista o soy de oposición. Vivimos en dicotomia. Habrá quien dirá que eso lo pienso yo, que es solo una opinión aislada entre millones de satisfechos, que aqui todos somos libres de hacer y pensar lo que queremos; a esa persona le respondo que es afortunada, puede ser que el que piense asi sea el propio que ha establecido esta visión panóptica a lo que me refiero. Si señor…el mismo en el que Usted esta pensando. Gracias Emeterio, Un minuto con usted es como un siglo de sabiduría y sapiencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s