¿Libertad Individual Islámica?


Lo que está ocurriendo en el Mundo Islámico, es una magnífica oportunidad para reflexionar… ¡¡sobre la Civilización Occidental!! Sobre el inmenso y radical proceso de transformación que Occidente produjo entre el siglo XVI y el XVIII. Esa hecatombe política, jurídica, económica, religiosa y científico-tecnológica que -en esos 300 años- cambió drásticamente una sociedad dogmática, aristocrática, fundamentalista y fanática, en otra democrática, libertaria, igualitaria, regida por el derecho y, lo esencial, constituida sobre la Autonomía de la Conciencia Individual. No hay que hacerse muchas ilusiones con lo que pueda pasar en el Islam, pero los cambios que allí ¡¡no ocurran!!, son una magnífica oportunidad para evaluar los que sí ocurrieron en Occidente en aquellos fértiles 300 años conocidos como la Modernidad. Nada como compararnos con lo que hoy son y con lo que podrían ser los musulmanes, para sentir profundamente -no tanto para comprender conceptualmente, sino para sentir a fondo, para valorar– el impacto positivo de aquellos tres siglos.

Un primer componente a analizar -pero sobre el que no me detendré- es, por supuesto, la Democracia. No sólo por lo del Gobierno del Pueblo, sino por lo que atañe al Gobierno Electo, a la posibilidad de que la sociedad elija a sus gobernantes. Realidad esta, estrictamente ligada al Derecho, a la Libertad de los ciudadanos respecto del Estado y, tal vez lo más importante, una sociedad fundada en la Igualdad, por lo menos ante la Ley. Un fenómeno que en los dos últimos siglos ha avanzado de manera sustancial desde la Igualdad formal, a la Igualdad real y material. ¡Por mucho que la pobreza siga estando allí!

Todo ello es muy importante, pero el núcleo de este artículo es la posibilidad -¡o el sueño!- de que el Mundo Islámico desarrolle la noción de Libertad Individual. Vista ésta, no sólo como libertad jurídica, política o económica, sino como la Autonomía de la Conciencia Individual. Como el logro más elevado de Occidente: la constitución o fundamentación de Lo Humano, no a partir de la naturaleza, la razón, la sociedad, Dios, los dogmas religiosos, el Estado, el derecho o la cultura, sino a partir de la mencionada Autonomía. Nada más fértil para comprender la importancia de ésta y de la Libertad Individual a ella adscrita, que compararnos con esos seres humanos aplastados por el Islam. Nada ayuda más a intuir lo que somos, que cotejar nuestra dimensión espiritual absolutamente libre con la negación radical de la Libertad y de lo Individual que a los musulmanes les impone la sumisión a Dios.

Por mucho que esa Autonomía de la Conciencia Individual -que Occidente intentó desarrollar entre el siglo XVI y el XVIII- se frustrara en los dos siguientes; por más que ello desembocase en la profunda crisis que hoy vivimos, y que nuestra idolatrada Libertad Individual, la Moralidad y la Espiritualidad fuesen aplastadas por la Racionalidad, la Ciencia y la Tecnología, por más que todo ello haya desembocado en el Holocausto, el Nazifascismo, el Comunismo -y, lo esencial, en la estúpida posibilidad de una guerra nuclear-, nada nos impide aprovechar este sacudón de la Cultura Islámica para sentir y disfrutar esa cosa maravillosa que es la Libertad Individual y, tras ella, la Autonomía de nuestra Conciencia, la certeza de que Lo Humano es absolutamente independiente de la Naturaleza, la Sociedad y el Estado. Y, finalmente, “lo máximo”: ¡¡Que la noción de Dios y la Religiosidad se pueden reconstruir y relanzar a partir de la Infinitud Absoluta de nuestro Espíritu!!

Publicado por Emeterio en El Universal el 20 de febrero de 2011.

Anuncios

Un pensamiento en “¿Libertad Individual Islámica?

  1. José R dice:

    ¿Cómo se explica, a partir de la Infinitud Absoluta del Espíritu, la crisis que hoy se vive en Occidente? : Que fenómenos o hechos se identifican como parte de la crisis y con que los podemos comparar para aseverar que se pudieron evitar, que no debieron formar parte de la evolución humana.
    Y si no hay nada que explicar, porque la dimensión espiritual no tiene ninguna relación con la naturaleza, o sea, no es material, cuál sería el fin de intuir una dimensión espiritual, sino la podemos alcanzar ni tocar. Tampoco nos serviría para hacer más agradable nuestra estadía en nuestro entorno terrenal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s