Críticas a Savater


El Marx de Savater

Publicado por Emeterio en el Universal el 12 de septiembre de 2010.

Retomo la crítica a Savater en La aventura del Pensamiento, porque ¡por fin! estoy escribiendo el capítulo II de ¿Qué es lo Humano… en ti? Que se centra -precisamente- en la incapacidad absoluta de dicho pensamiento (occidental) para captar Lo Humano. Pido disculpas si mi tono es ahora más irrespetuoso que hace 7 u 8 meses, cuando escribí el “Nietzsche de Savater”, pero es que en ese lapso mi aversión a la Filosofía se ha extremado. No había escrito ese capítulo II por eso, esperando que se estabilizara o cesara de endurecerse dicha aversión. Pero no cesa, cada vez me parecen más endebles Kant, Platón o Aristóteles. Tanto, que ya no hablo de crisis o de simple debacle de la Filosofía, como hasta hace poco, sino de burda estafa, la estafa inaudita que los filósofos occidentales nos han hecho.

Cada vez se me parece más el Pensamiento Racional a una burla, un conjunto de pendejadas muy útiles -tal como dijo Wittgenstein- para resolver todo aquello que no tiene importancia, pero absolutamente impotente para abordar los problemas esenciales del Hombre, los que atañen al Espíritu, la Conciencia, la Creatividad, la Justicia, el Bien, la emotividad, las pasiones y sentimientos, la Libertad Absoluta y la absoluta irreductibilidad del espíritu humano individual (la imposibilidad de entenderlo ¡¡salvo que sea a través de la noción de Dios!!), la disociación radical entre Ética y Ontología, etc. En síntesis, como ya dije, la imposibilidad extrema de que nuestra Razón pueda ayudarnos a entender lo esencial de la condición humana.

Cerré ese capítulo I de ¿Qué es Lo Humano… en ti? aludiendo a “las carencias paralelas, similares y profundas de dos filósofos que han hecho loables esfuerzos para divulgar y reivindicar la Filosofía… dos pensadores que creen que todavía se puede defender a Occidente, a pesar de la profunda crisis intelectual que vive: Savater, español, con La Aventura del Pensamiento y Luc Ferry, francés, con Aprender a Vivir”. Me atrevo a escribir este artículo porque creo cada vez con más firmeza que -por lacerante e irrespetuosa que sea- es legítima una pregunta básica: ¿Hasta dónde tiene sentido divulgar la Filosofía ¡¡sin decirle por ninguna parte a la gente que lo esencial de Platón, Kant, Leibniz, Aristóteles, Russell, Descartes, Hegel o Husserl es radicalmente inconsistente!!?

Pero hay una gran diferencia entre divulgar a los grandes filósofos y divulgar a Marx. Éste no fue -como aquéllos- una vanguardia intelectual de la Humanidad (piénsese en Kant o Platón) superada sólo por desarrollos posteriores, sino que se trató de un tonto, un absoluto tonto, cuyas ideas decimonónicas le sirvieron a 3 o 4 asesinos del siglo XX (Stalin, Mao, Pol Pot, etc.), para masacrar a millones de personas -muchas más que Hitler- en el afán estúpido de crear un Hombre Nuevo. ¿Cómo puede Savater no mencionar ¡completa! la idea central de El Capital, la obra cumbre de Marx: Que el trabajo es la fuente exclusiva del valor de las mercancías (cosa que casi dice, pero cuidándose de emplear la palabra “exclusiva”), es decir: ¡¡que el empresario capitalista, el que dirige el proceso productivo, el que pare las ideas, aporta el capital, la creatividad, el liderazgo, la organización y todo lo demás, “ese” no le agrega ni un ápice de valor a las mercancías!!? La bobería suprema de Marx y a la que Savater ni siquiera se asoma. En otras palabras, ¿cómo puede Fernando mencionar la famosa Plusvalía, sin prevenir al lector acerca de que se trata de un pasón de droga que solo existió en la mente desquiciada del Barbudo de Tréveris?

El Schopenhauer de Savater

Publicado por Emeterio en El Universal el 4 de enero de 2009.

Lectura navideña: LA AVENTURA DEL PENSAMIENTO, de Fernando Savater. Un esfuerzo para divulgar la Filosofía, vital para quien intenta dedicarse a lo mismo. Espero tener pronto en la calle ¿QUÉ ES LO HUMANO?, mi primer libro divulgativo. Una mezcla de autoayuda con fracaso de la Filosofía. Por ello era crucial leer a Savater. Sobre todo, por saber cómo resuelve él un dilema acuciante: ¿Le decimos al lector que los filósofos han fracasado rotundamente o nos hacemos los locos y le explicamos sin la menor crítica lo esencial de Platón hasta Hegel? ¿Asumimos con Savater y como una simple injuria el apodo que Schopenhauer le puso a Hegel (“criatura ministerial”); o intuimos que esa burla captaba toda la inmensa falsedad de la filosofía hegeliana, la que llevó a Marx a llamarla ONANISMO MENTAL? ¿Asumimos el amor a la sabiduría desde la crítica brutal de Schopenhauer, Kierkegaard, Nietzsche, Wittgenstein y Heidegger; o le decimos al lector que se aprenda lo esencial de ellos y que después descubra la mentira?

Savater decididamente escoge uno de esos dos caminos: enseñarle a la gente lo que cada uno de los grandes filósofos dijo. Incluyendo entre ellos ¡como si fuesen filósofos! a Nietzsche Schopenhauer, Kierkegaard y Wittgenstein. Por suerte su propia honestidad lo salva; su transparencia pone en evidencia el sinsentido de mostrar las ideas de Platón Y SU COMBO, sin decir explícitamente que son enfoques ya superados, esquemas abstractos que muy poco -por no decir nada- tienen que ver con el espíritu humano; lo único que hay que entender, porque “para todo lo demás existe la ciencia”. ¿Cómo resumirle Wittgenstein a la gente, sin mencionar que para él “todas las proposiciones lógicas, esto es, toda la filosofía, es tautológica”? ¿Cómo resumir Hume sin incluir el IS-OUGHT PASSAGE,la lacerante constatación de que la Razón y la Moral no se conectan. La gran ilusión -infantil pero irrenunciable- de la filosofía occidental, el dar por sentada dicha conexión?

Por suerte, como ya dije, la honestidad de Savater lo salva. Al resumir Schopenhauer y para contrarrestar las crueles ofensas de éste a Hegel, Fernando cita un artículo suyo de hace 20 años, en el cual le dice al ofensor: “Usted… se equivocó al suponer que la felonía intelectual de Fichte, Schelling y Hegel sería contundentemente desvelada. No hubo tal: en el panteón de los ilustres, su imperecedero monumento (el de Schopenhauer) se codea con el de sus más destacados contemporáneos y hasta… algunos encuentran entre sus obras y las suyas, más o menos deliberadas influencias… Lo que en su día fue querella irreductible resulta ahora complementariedad inevitable…”. O sea, me permito agregar: no hay (¡o no había hace 20 años!) diferencias irreconciliables entre Hegel y Schopenhauer, éste no hizo ninguna crítica demoledora a aquél, los dos se complementan en una misma filosofía.

Ante todo lo cual reconforta la honesta opinión del Savater de hoy, ubicada a continuación de la cita anterior: “Podríamos decir que Schopenhauer triunfó. Mientras los grandes racionalistas han quedado a veces pasados de moda, él -desde esa visión romántica y vigorosamente irracional- sigue estando presente en toda la reflexión sobre el inconsciente…”. Sólo un pequeño ajuste estaría uno tentado a hacerle a ese párrafo: no es que “a veces” los grandes racionalistas “han pasado de moda”, ni es simplemente que “han pasado de moda”, es que se ha puesto definitivamente en evidencia la profunda inconsistencia de toda la filosofía moderna y tras ella la antigua y la medieval.

El Kant de Savater

Publicado por Emeterio en El Universal el 18 de enero de 2009.

Cuando salgamos de Chávez, que se está AUTOSUICIDANDO; porque el Socialismo es un absurdo inaudito; porque ¡obligar a la gente a tener fundamentos morales! es a todas luces una locura; cuando salgamos de él, decía, vamos a tener -como nación- que hacer un gran esfuerzo para elevar UN ÁPICE nuestra propia eticidad. No se puede ser solidario porque un Estado comunista lo decrete, pero -sin duda- sí podemos elevar UNA PIZCAdiaria nuestros valores. Al respecto, propongo a mis lectores un novedoso método de crecimiento personal: ¡FAMILIARÍCESE CON LA QUIEBRA DE LA FILOSOFÍA OCCIDENTAL, de Platón a Kant y a Hegel! Porque lo que está en crisis no es la ética, no es que “se hayan perdido los valores”; la cosa es mucho más grave: lo que quebró -espectacularmente- fue la Racionalidad.

Una muestra dolorosa de esa quiebra es LA AVENTURA DEL PENSAMIENTO, de Fernando Savater. ¿Cómo, por amor de Dios, se puede -hoy- escribir un libro de Filosofía, sin decirle a la gente que la Razón ha fracasado? Una pregunta con una muy factible respuesta: eso sólo puede ocurrir cuando uno no ha asumido dicha quiebra, cuando uno sigue aferrado al Pensamiento Racional y, sobre todo, cuando seguimos creyendo que desde la Lógica se puede abordar la Ética, que hay alguna conexión ¡racional! entre ambas. En el libro deAUTOAYUDA que estoy escribiendo, un capítulo estará dedicado a Savater y sobre él versará mi próximo curso en Altamira.

Concentrémonos por ahora en el capítulo que el autor le dedica a Kant. ¿Cuánto pueden dañar al lector desprevenido ideas como estas? “Kant se propuso fundar una ética racional y autónoma, que se apoyase sólo en la razón y que no dependiera de inclinaciones subjetivas (Él) desarrolló sus ideas éticas como el resultado lógico de su creencia en la libertad individual. ¡No consideraba esta libertad no sometida a leyes, sino más bien como la libertad del gobierno de sí mismo, libertad para obedecer a conciencia las leyes del universo, tal como se revelan a la razón!”. (Obra mencionada, Edit. Sudamericana pág. 172. Las admiraciones son mías).

¿Cómo enseñarle Kant a la gente, sin decir que la noción básica de su moral, elIMPERATIVO CATEGÓRICO (al que alude esa “libertad del gobierno de sí mismo”, citada en el párrafo) fue el último intento serio que hizo Occidente para encontrar alguna conexión entre la Lógica y la Ética, para darle algún fundamento racional a la moral? ¿Cómo no incluir aunque fuese una nota al pie de página para advertirle al lector que dicho Imperativo Categórico es una noción absolutamente inconsistente, y que ¡2.300 años antes! Eurípides ya había prevenido a Sócrates acerca de la IMPOTENCIA MORAL DE LA RAZÓN?

Y decíamos que Kant fue “el último intento serio de Occidente para conectar Lógica y Ética”, porque Hegel, poco después, hizo otro pero no muy serio: una filosofía aberrante, un formidable ONANISMO MENTAL, como la llamó Marx; el necio PANLOGISMO hegeliano (todo lo que existe es racional); una farsa en la que la Razón, no contenta con explicarFACILITÓ la maraña insondable que es el alma humana, termina identificándose con Dios, con el Espíritu Absoluto y con cuanto se le ponga por delante. Pero tampoco hay que ensa- ñarse sólo con el pobre Hegel. Porque el núcleo básico de toda su ingenuidad (creer que la Libertad y la Razón son conciliables) está ya, íntegro, en Kant: es esa ilusión según la cual la conciencia -LIBREMENTE, pero al mismo tiempo, NECESARIAMENTE- puede imponerse a sí misma el deber ser moral, tal como implícitamente se dice en el citado párrafo de Kant.

El Bertrand Russell de Savater

Publicado por Emeterio en El Universal el 25 de enero de 2009.

Deberías hablar este domingo de Obama, nos dice un amigo. Lo que pasó el martes en Washington es demasiado importante. Y no sólo para el futuro de la Humanidad, sino para nuestra lucha contra la barbarie chavista. Obama y no Bush es nuestra mejor carta contra Chacumbele. ¡Nuestra, digo, de la Oposición! Una izquierda gringa moderada le puede hacer mucho más daño a Chávez que una derecha SUPERBRUTA. El morenito es la demostración viviente de que un mundo mejor es posible. Sólo que no por la vía del comunismo, sino por la de los cambios profundos (ergo, lentos) de la sociedad. Hasta llegar a esta cosa mágica: que un negro asuma la presidencia de la primera potencia del mundo. Todo ello es muy importante. ¡Tan importante como comprender el fracaso radical de 2.500 años de filosofía occidental!

Otro amigo nos dice que hacemos mal al criticar a Savater por no abordar -en un libro introductorio- los problemas más profundos de esa crisis radical de la filosofía. ¿Cómo vas a acercar la gente a Platón, diciéndoles que éste nos embarcó? ¿Cómo introducirlos a Kant recalcándoles que él fracasó; y que su idea clave, el IMPERATIVO CATEGÓRICO, rector de la moral, es absolutamente falsa? “Haciéndolo”, le respondí. ¡Porque mucho más absurdo, es no decirle a la gente que esa idea es errónea y, sobre todo, que la filosofía posterior a Kant mostró que era errónea!

¡Que es lo mismo que pasa con la confrontación entre Russell y Wittgenstein y con una idea central de aquél! Savater convierte esa disputa en algo casi anecdótico (cosa muy adecuada en un libro introductorio): “Wittgenstein no era muy respetuoso con sus mayores&”; cuando Russell y Moore le aprobaron su tesis doctoral (TRACTATUS) “él pasó el brazo confiadamente por encima de ellos, diciéndoles: ustedes nunca entenderán nada” (pág. 325 de LA AVENTURA DEL PENSAMIENTO). Savater agrega que Wittgenstein desaprobó una Introducción que Russell le hizo al TRACTATUS. Pero lo que no dice es que aquél ¡muy en serio! le pidió a éste -al tutor de su tesis doctoral- el Prólogo para el libro. Russell escribió ese Prólogo ¡y Wittgenstein se negó a publicarlo! No fue simplemente una broma a la salida de un examen, hay una carta del tutoreado en la que muy seriamente le dice al tutor que no había entendido nada.

Lo que Savater no nos dice es que Russell -autor de una HISTORIA DE LA FILOSOFÍA OCCIDENTAL– de verdad, ¡no sabía de lo que hablaba! En los PRINCIPIA intentó “fundar la matemática pura a partir de la lógica” (pág. 301). Una hipótesis crucial para la epistemología del siglo XX y, mucho más aún, para la fundamentación de ¡2.500 años de Filosofía Occidental! Si Russell hubiese estado en lo cierto, el Pensamiento Racional -Platón, Aristóteles, Descartes, Kant y Hegel- habrían sido reivindicados. Lo que Savater no le dice a sus lectores es que, de verdad y no como una CHANZA para con sus profesores, Wittgenstein tenía razón: Russell no entendió nada. En 1931, el Teorema de Gödel vino a demostrar que es imposible fundar la matemática en la lógica& ¡y que es imposible fundar la lógica en ninguna parte! Una de las tesis básicas del TRACTATUS, que analizaremos la próxima semana -y que Savater tampoco menciona: que “todas la proposiciones lógicas son tautológicas”. ¡Que la filosofía sólo produce tautologías, RE-PRESENTACIONESconceptuales de la verdadera realidad (el Espíritu), aquella que está más allá de los conceptos y del Ser; aquella de la que, según Wittgenstein, “no se puede hablar” y frente a la cual lo único que nos queda es la mística!

El Nietzsche de Savater

Publicado por Emeterio en El Universal el 12 de abril de 2009.

En mi curso de los lunes, alguien dice: “disculpa, pero estas críticas que le haces a Savater, eso de que toda la Filosofía es inconsistente, ¿no crees que él lo sepa y que aun así desea introducir a la gente a lo básico de cada pensador, para que después se dediquen a conocer esas deficiencias que tu tal vez exageras?

Sin duda; un intelectual de la talla de Savater tiene que conocer las carencias de la Filosofía. Mi crítica, mucho más sencilla, alude precisamente al enfoque pedagógico que tú mismo asomas: ¿Qué sentido tiene resumirle a la gente lo básico de Platón y Cía., sin decirles -de una vez- que todo ello es, en lo esencial, inconsistente, ¡simple HISTORIA DE LAS IDEAS!? ¿No habrá en Savater una razón más poderosa para negarse a aceptar la quiebra de la Filosofía? ¿Algún apego férreo a las creencias de toda la vida, que ahora son irrenunciables? Y, más doloroso y con todo el respeto del mundo por delante ¿no sería terrible que todo lo que le enseñamos a Amador resulte endeble?

Porque si lo que a continuación dice Nietzsche fuese “Verdad”, todo lo que Savater piensa de la Filosofía se le desplomaría: “A esos sabios habría ante todo que verlos de cerca ¿Acaso no se sostendrían muy bien sobre sus piernas, acaso fueron retrasados, vacilantes, decadentes? ¿Aparecerá en la tierra la sabiduría como un cuervo a quien entusiasma el olor a cadáver? Esta irreverencia de considerar a los sabios como decadentes nació en mi precisamente al observar en Sócrates y en Platón síntomas de decadencia, y desde luego los consideré como instrumentos de la descomposición griega&” (EL CREPÚSCULO DE LOS ÍDOLOS).

Todo el temor savateriano a la quiebra de la Razón, se evidencia en el Nietzsche de LA AVENTURA DEL PENSAMIENTO. En él, el énfasis está puesto en la crítica al Cristianismo y sólo muy levemente en la de la Filosofía o la Racionalidad. De las dos muertes que aquél proclamó, la de Dios y la de la Razón, Savater sólo resalta la primera. Hay una sección para el Anticristianismo, pero el poderoso Irracionalismo nietzscheano, brilla por su ausencia. Éste se burla por igual del Cristianismo y de la Filosofía, pero Savater sólo tiene ojos para el ateismo. Evalúe usted amigo lector: “&Su obra& comenzó con una novedosa y polémica interpretación del mundo antiguo y de la cultura griega, que lo condujo a la crítica radical del cristianismo&” (Savater, pág. 233). De la Filosofía Griega: “una interpretación novedosa y polémica”; para el Cristianismo: “una crítica radical”.

“Sus trabajos previos lo habían llevado a la denuncia del agotamiento de la civilización europea, judeo-cristiana, que se resumía en la expresión Dios ha muerto” (pág. 240). Lo único que pareciera estar en crisis es el judeo-cristianismo; la debacle de la racionalidad, por el contrario -EL CUERVO DE LA FILOSOFÍA GRIEGA AL QUE ENTUSIASMA EL OLOR A CADÁVER-, no es puesto nunca de relieve.

“Esta teoría perspectivista de la verdad (que no hay verdades sino interpretaciones) -exagerada yo creo- y llevada a consecuencias me parece inadmisibles, es el legado de Nietzsche” (pág. 245). A Savater le parece exagerada y de consecuencias inadmisibles esa peligrosísima idea: que no hay verdades sino interpretaciones, ¡precisamente porque implica la demolición de la Razón!

Afortunadamente, la honestidad de Savater lo lleva, al final del capítulo, a aceptar la quiebra de la Filosofía: “y el desbordamiento que suponen sus textos (de Nietzsche) respecto a cualquier forma de sentido común filosófico nos pone sobre un abismo que no podemos ignorar” (pág. 246).

Anuncios

5 pensamientos en “Críticas a Savater

  1. […] Humano. Pido disculpas si mi tono es ahora más irrespetuoso que hace 7 u 8 meses, cuando escribí “El Nietzsche de Savater”, pero es que en ese lapso mi aversión a la Filosofía se ha extremado. No había escrito ese […]

  2. gonzalo dice:

    Hola mi nombre es Gonzalo. No te conozco sin embargo he aterrizado en tu blog por casualidad y me ha interesado. Estoy de acuerdo contigo y al mismo tiempo o no te entiendo o no estoy en acuerdo contigo. Más probable que no te entienda por cuanto no te conozco. Esta puede ser una oportunidad para remediarlo.
    Comparto contigo el ataque a Savater. Desde mi punto de vista, es un señor interesante, que probablemente (por su afán de aparecer) se ha quedado en la superficie. Lo que no llego a entender muy bien es tu critica a la razón y a la filosofía. Parece que críticas a toda la filosofía, pero no creo que sea así: la filosofía no es Razón. Sí es verdad que ha predominado esa Razón sobretodo objetiva fría ya lejada de la realidad, pero ahí están los cínicos, Heráclito, los místicos, y actualmente hemos disfrutado de Nietzsche, de Foucault, de Ciorán y muchos otros de desconozco. Pero no confundamos, éstos también son filósofos. Otra cosa es que el lector/pensador se centre más en uno u otro, pero a mi, aunque no me han dado los filósofos las soluciones a mis problemas, sí me han dado herramientas.

  3. John dice:

    Emeterio con todo el respeto, usted tendrá sus razones para decir que la filosofía occidental es un fracaso, habrá indagado profundamente, por algo lo dirá, pero pienso que a pesar de todo, cada ser debe leer a cada autor, es la mejor manera de conocer la esencia de su pensamiento por más inconsistente que éste sea y dejar que uno saque sus propias conclusiones, que al final, si uno se esfuerza, probablemente sean las de usted, pero si un día me dice alguien mayor que yo con más camino recorrido que de platón para adelante están pelados no me darán ganas de saber que dijeron, y sin embargo, algo sucede después de leerlos y releerlos, si ellos no hubiesen existido, si no hubiesen intentado “pensar”, su aversión no existiese. como dice Gonzalo, la filosofía da herramientas, te hace darte cuenta de muchas cosas. Es preferible eso a vivir en la ignominia. (usted podrá decir que lo otro es también ignominia, que se yo).

    Saludos

  4. No te niego que el capitalista puede ser el que pone, ideas, el liderazgo y la organización. Pero también contratan creativos y gente con ideas, tal vez algunos tengan sus propias ideas, pero el capitalista no lo hace solo. Ademas el capital en economia politica significa fuerza de trabajo acumulada, por lo que el capital no lo pone el solo, el capital se construye de manera colectiva por todos los trabajadores de una empresa desde los directivos, creativos, pero también los manuales. Al ser una obra colectiva de generaciones laboriosas que han puesto su arte, su ciencia o simplemente su trabajo manual para perfeccionarlo, no se ve la razón por la que una sola persona o grupo reducido de personas tengan o hereden la propiedad privadade todo el capital. Esa es mi opinion y puede ser que Marx se alla equivocado al ver al capitalista como alguien que no pone nada, pero eso no lo convierte en un completo tonto, no descalifica su obra, el propuso una idea, y nuestro deber de las generaciones siguientes no es ni adoptarlo como un dogma, ni tampoco negar su apórtación o deplorarlo, ni satanizarlo, sino analizarlo de manera critica y perfeccionar esa y otras teorias filosoficas.

  5. Nietzsche no es filósofo, sino filomaniaco. Nietzsche es un psicópata sádico masoquista misántropo misógino, que escribió textos criminales tomados como dogma por los nazis primero y luego por los internazis del inhumanismo. Savater es incompetente sobre el tema, según reconoce él mismo, y yo lo muestro eficientemente en el archivo “El error Savater sobre Nietzsche”.
    El Nietzsche de los filósofos es una terrible patraña. En archivos de mi sitio web http://www.alonsofia.com/fn compilo algunos de sus textos paranoides, que quien los lea con mediana honestidad intelectual, no encontrará excusa para declararlos aberrantes.
    Gracias por sus reflexiones
    Bernardo Alonso Alonso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s