Yo “debo”, pero y si no lo hago, ¿qué?


Tal vez nada ayude a captar mejor los dramáticos rollos y embrollos de la Filosofía (y, de paso, como “por no dejar”, a intuir mejor el por qué de su rotundo fracaso) que familiarizarse un poco con la insalvable diferencia -con el abismal farallón- que separa a la Ética de la Lógica. Siendo ésta la forma de ser del Mundo, o sea, de la Naturaleza (incluido el cuerpo humano e incluso la estructura fisiológica y neurológica del cerebro); y siendo aquélla, la Ética, la “Forma de Ser del Espíritu”. “Forma de Ser”, con tantas comillas como se nos ocurra, para indicar que el Espíritu no tiene, en lo más mínimo, ninguna “Forma de Ser”; que ÉL no es de ninguna manera específica, “razón” por la cual se tornan del todo zonzos nuestros mejores esfuerzos por comprenderlo; motivo por el cual ÉL es infinitamente inescrutable.

Con lo cual, de una vez, completamos el “Bingo”: porque esa es -de manera precisa- la razón por la cual fracasa la Filosofía (estruendosa o silenciosamente ¿qué importa?). Porque de las dos esferas que Sócrates, Platón y Aristóteles pretendieron entender: la Naturaleza, por un lado y el Espíritu, por el otro (esto es, la Lógica, por un lado y la Ética por el otro); aquélla, la de la Naturaleza, le fue arrebatada -a la Filosofía- por la Ciencia, que la entendió muchísimo mejor; en tanto que ésta, la del Espíritu, les resultó absolutamente indesentrañable, tanto a la Filosofía como a la Ciencia.

Una indesentrañabilidad que tiene que ver con la radical diferencia que media entre la Ética o Moral, por un lado y la Lógica o Razón por el otro. Éstas dos últimas (que son exactamente Lo Mismo, porque la única diferencia es que “lógica” se decía en griego y “razón” en latín) referidas al Ser del Mundo y de la Naturaleza, una Forma de Ser Definitiva, Permanente, Estable y, sobre todo, Finita (porque, sin la menor duda, esta mano con la que escribo empieza en la muñeca, termina en la punta de mis dedos… ¡¡y se acabó!!). Y aquéllas, la Moral y la Ética, que también son exactamente Lo Mismo (por piedad, no sigamos repitiendo que son dos cosas distintas, porque la única diferencia entre ellas es, otra vez, que “ética” se decía en griego y “moral” en latín), referidas a la Forma de Ser del Espíritu o sea, referidas ¡¡a absolutamente nada!! Porque -como ya dije- el Espíritu no es de ninguna manera definitiva y mucho menos finita. Porque, sin ninguna duda, exactamente al contrario de mi mano ¡¡mi Espíritu no empieza ni termina en ninguna parte!!

Todo lo cual (y lo que más me interesa enfatizar: la condición inasible o inexpresable de la Ética, su carácter plenamente antitético con cualquier otraForma de Ser, lo que la convierte de manera radical en una Pura Posibilidad de Ser, en la negación de la noción básica de la Filosofía: el Ser); todo lo cual, decíamos, se sintetiza en esa sugestiva frase con la que titulamos este artículo y con la que Ludwig Wittgenstein alude a la Ética: “Yo debo, pero y si no lo hago, ¿qué?”. Que es, en mi opinión, una forma muy poderosa -y muy hermosa- de decretar la Muerte de la Filosofía. Porque dicha frase convierte a la Ética (o sea, ¡¡a la disciplina esencial que se ocupa del Espíritu, al componente clave de la Filosofía!!) en una esfera absolutamente indefinida e inasible. ¿Qué me va a pasar si no soy consecuente con mis Valores Éticos? ¿Qué me van a hacer si no cumplo con mis compromisos morales? ¿Iré preso, no iré al cielo, me excomulgarán o tendré que asumir el rechazo y el escarnio de mis conciudadanos? Ante todo lo cual siempre podré responder con ese aberrante ¿y qué?

 

Publicado en El Universal (Venezuela) el domingo 8 de septiembre de 2013.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s