Gracias Vanessa Davies


Y gracias también al periodista Carlos Ortiz, por esa entrevista en el Correo del Orinoco. Aunque claro ¡¡no agradezco la foto!! Me imagino que te llevó mucho tiempo escogerla; nunca había visto algo tan horrendo, ni con las manchitas en la cara tan destacadas. Y no me vengas a decir que la culpa es mía; sé que soy feo, ¡pero no taaanto! Gracias de todas formas, porque esa entrevista detonó fuertes reacciones contra mí, tanto de Diosdado como del propio Chávez. Gracias, porque durante dos o tres semanas voy a responderles; voy a pulverizar al Socialismo del siglo XXI, que no es otra cosa que el Comunismo del XX o sea el Proyecto Zonzo de Marx del XIX. 

En dicha entrevista hago críticas a Capriles y a la Oposición, por lo que considero una dramática falla estratégica de nuestra campaña electoral: el no haber asumido al Capitalismo, esto es, al Mercado como “EL” Enfoque Económico, como el único Modelo de Sociedad que existe y la única alternativa al Comunismo. Porque no se trata de que el Capitalismo sea mejor o peor que el Socialismo del siglo XXI, se trata de que el Mercado, ¡¡es el único Modelo de Sociedad que existe!! Tal como lo muestra la conversión a ÉL de China e India… dos países multimilenarios (es decir, con muchos milenios de existencia), que juntos tienen casi la mitad de la población mundial. El Capitalismo es el único modelo de sociedad capaz de sobrevivir a la Caída del Muro de Berlín; la prueba de que el Socialismo no fue más que un Onanismo Sublime de la mente boba de Marx. 

Y, aún hoy, ya al final de la campaña, echadas -desde hace rato- las cartas acerca de lo que debió ser la Propuesta Capriles; aún hoy, no dejo de soñar con lo que pudo haber sido una campaña centrada no sólo en el Capitalismo Popular que se atrevió a plantear María Corina, un slogan que habría permitido poner un énfasis masivo en la Microempresa y en la Buhonería; sino, lo esencial, que habría permitido reivindicar la Mediana Empresa, la única forma realista de frenar las poderosas tendencias autoritarias que dormitan en el alma de las grandes Corporaciones Trasnacionales… Capitalistas of course

Pero, sobre todo, aún hoy no dejo de soñar en lo que hubiese sido una espectacular y electrizante campaña electoral centrada en el Capitalismo Solidario. Una noción que hubiese permitido poner todo el énfasis en la dimensión espiritual del Ser Humano, en la Responsabilidad Moral de la Empresa, en la crisis ética profunda que vive la Humanidad. Pero, mucho más importante, la sola noción de Capitalismo Solidario habría permitido destacar la idea de Amor al Prójimo, la necesidad imperiosa de ayudar a los más pobres, de poner todo el énfasis en la compasión y la piedad, ¡¡dos valores éticos hermosos que han sido relegados por una superficialidad excelsa y tonta: la Justicia Social!! 

Y quién sabe si -aupados por la vitalidad de Capriles- habríamos osado pulsar las raíces cristianas más profundas de nuestro pueblo; esas a las que tendremos que apelar después que derrotemos al alma en pena que se llama Hugo Chávez. Porque la noción de Capitalismo Solidario permite conectar la Política y la Economía, con la Dimensión Espiritual absoluta de Lo Humano, o sea, con la Religiosidad: la única forma de darle al Capitalismo la base moral que se requiere para enfrentar la profunda crisis ética que vive Occidente. ¡¡Algo que nos habría permitido ganarle fácilmente a Huguito!! Razón por la cual él y Diosdado reaccionan tan duro ante mis conceptos. Un par de reacciones a las que, como ya dije, responderé de manera aplastante muy pronto… en esta sala.

Publicado por Emeterio Gómez en El Universal de Venezuela el domingo 26 de agosto de 2012.

Anuncios

2 pensamientos en “Gracias Vanessa Davies

  1. joserpir dice:

    Lo apoyo en su campaña de tres semanas y mucho más, gane quien gane las elecciones, mientras lo podamos hacer. Pero tengo mis reservas respecto al concepto de Capitalismo Solidario, que a continuación lo expongo:
    Si se quiere identificar al Socialismo con un Estado benefactor y protector de los ciudadanos menos adelantados y con mayores limitaciones para satisfacer necesidades sociales modernas se está muy lejos de la realidad. Igual ocurre con el extremo opuesto, identificar a un supuesto Capitalismo Solidario donde el empresario se responsabiliza por la misma causa.
    El Estado benefactor se compromete con tales ciudadanos despreciando las necesidades y el interés del resto de los agentes sociales, y el empresario del capitalismo solidario se responsabiliza por la misma causa. El estatismo encuentra su justificación apelando a una supuesta ideología que le otorga el derecho de imponer su “Justicia Social”, y el Capitalismo Solidario encuentra su propia y verdadera satisfacción al sentirse ungido por la moral (teología) religiosa.
    La verdad es que, la realidad actual es producto de la evolución de circunstancias que inducen al establecimiento de nuevos mecanismos que dinamizan un sistema de interacciones sinérgicas que ni Estado, ni las organizaciones privadas, ni las personas pueden torcer sin desajustar la propia dinámica del sistema, provocando insatisfacción, inseguridad y angustia en todos los agentes sociales.
    La realidad actual nos devela ahora que el sistema de la convivencia se salió de las fronteras de las naciones globalizando su dinámica que aun no encuentra su funcionalidad sistémica por la falta de acuerdos en el establecimiento de mecanismos que satisfagan a las diferentes realidades regionales y locales. Pero lo que sí se puede deducir es que las realidades más atrasadas tendrán que adaptarse o perecer, ya que la dinámica de las interacciones sociales se puede comparar con la dinámica de los ríos durante las persistentes lluvias. Un ejemplo lo tenemos con la sociedad cubana por el empeño fanático y absurdo de un solo individuo.
    Los ríos se deslizan por sus cauces naturales raudos hacia el mar durante muchos años, conservando su misma dinámica, respondiendo a similares intensidades climáticas, pero en presencia de mayores intensidades se desbordan por cauces de mayor altura. Por la experiencia y recurriendo a nuevas técnicas los humanos afectados construyen diques para encauzar su dinámica. Algunas veces logran mantenerlo en su cauce tradicional, otras veces deben recurrir a otras técnicas para ajustarlo a su nuevo cauce.
    Son a través de los mecanismos que cada persona piensa y ejecuta su propia existencia, nunca con el pensamiento y la ejecución de otro o de otros. La convivencia es producto de los acuerdos, no de las ideologías de los que se ocupan de funciones de Estado. El Estado se creó para la defensa de invasores y custodiar y arbitrar los acuerdos de la convivencia, no para establecerla.
    De esa manera las personas individualmente y organizados en grupo buscan la solución que los afecta. De la misma manera se van encontrando y poniendo en funcionamiento los mecanismos sociales que conforman el sistema liberal o capitalista. Nunca debe ser impuesto por el Estado. Los que utilizan el Estado como fuerza de ataque y defensa para imponer su voluntad de cambio, según sus intereses propios, están violando la libertad de los ciudadanos, tanto los que se inclinan por el Socialismo como los que se inclinan por el Capitalismo Solidario.
    Tanto el Mercado milenario como la empresa moderna que se generó durante la evolución del Sistema Capitalista son mecanismos del Sistema, a través de los cuales el trabajo, la inversión y las nuevas tecnologías encausan su propio desarrollo y expansión. Es la satisfacción por la realización concretizada (resultados u objetivos concretizados o materializados) propia de individuos, organizaciones y organismos lo que mantiene el funcionamiento del Sistema. No son motivaciones espirituales lo que mueve el Sistema Social.
    En la medida que las nuevas generaciones comprendan que es la dinámica del sistema lo que facilita su desarrollo y, a la vez, que son sus aportes lo que mantiene la modernización y expansión del sistema, se convierte en la Moral Capitalista, que trasmuta un sentimiento de seguridad liberada, donde todas la religiones y deferencias humanas encuentran el clima de libertad propicia la fortaleza espiritual para aportar y recibir beneficios del y al Sistema ordena la convivencia.
    Son a través de los mecanismos del sistema que el ciudadano forja la Moral del Bien Común, o amor al prójimo. Es a través de ellos que se fortalece la Moral teológica de las religiones. No son Los dogmas teologales pasados los que pueden fortalecer la Moral Capitalista de nuevas circunstancias. No es el espíritu teologal el que insufla amor al prójimo desde la infinitud de la conciencia ni de las circunstancias pasadas, es la praxis ciudadana que se ejerce a través de los mecanismos democráticos del Capitalismo.
    Al percibir de esa manera la convivencia social, la expresión “Moral y Luces”, que salió de la pluma de Bolívar, se puede materializar y ser parte de la realidad del Sistema Capitalista a través de los mecanismos democráticos, no estatistas, de la formación y capacitación para el trabajo, que le facilite a las nuevas generaciones la inserción en el Sistema Social. Es a través de los mecanismos formales de la educación, de los libres y abiertos, que se trasmite la Moral Capitalista. No es con un micrófono desde un púlpito ni desde una tarima de vendedor espontáneo.
    La Moral Teologal Cristiana nos trasmite el mandato de Dios entre los hombres, a quien le otorga individualmente el libre albedrío que lo responsabiliza de sus actos, y en concordancia con tal libertad le establece el amor al prójimo como forma de convivencia. Pero esa Moral se imparte desde hace 2000 años tanto en los países Estatistas como en los países con sistema capitalista sin que los humanos comprendan y apliquen el amor teologal como forma de convivencia. Lo que sí se ha visto es que los países Estatistas donde imponen reglas y normas para cada acción humana, la desorganización social, la exclusión, la desigualdad y la miseria caracterizan el modo de vida. En cambio, en los países Capitalistas los ciudadanos encuentran los mecanismos que permiten que unos abran oportunidades y que otros se incluyan en el sistema aportando trabajo, más intelectual que físico. La contribución al bienestar social, o bien común, es la expresión del amor al prójimo lo más cercana de lo que aspira el Cristianismo.

  2. joserpir dice:

    Disyuntiva entre lo Moral y lo objetivo
    Puede pulverizar a Chávez y a su socialismo del siglo XXI, pero en el campo intelectual, no en el objetivo, que es lo que ve la masa de ciudadanos. Están acostumbrados al modo y nivel de vida que llevan. Los estratos medios aprecian que ha empeorado el modo de vida, pero la masa popular no nota la diferencia. Tampoco comprende que la fortaleza que ve en Chávez está sostenido por un hilo muy delgado: el precio del petróleo. La masa trabajadora del norte tampoco sabe de dónde viene el bienestar que tienen, tampoco lo perciben hasta que no salen de su país.
    Los venezolanos llevamos 200 años criticando al capitalismo americano y exaltando valores del Marxismo, del Socialismo, del Comunismo, convertidos todos estos conceptos intelectuales o ideológicos en eslogan del Estatismo Populista, que es lo que realmente avalan por encima del bien común, o amor al prójimo, a pesar de la Moral Cristiana, que es aceptada por casi toda la sociedad venezolana, pero no es practicada en la convivencia con los prójimos, sino únicamente y personalmente con Dios en las iglesias. El bien común es su propia conciencia.
    La masa popular ve el poder en sus diferencias materiales con la clase media, pero no ve el poder absoluto del Presidente venezolano. Se siente perjudicado por esas diferencias, pero no ve el perjuicio social que produce el poder absoluto. Ve en la clase media y en los empresarios sus detractores, pero defiende el poder absoluto del Presidente al percibirlo como su benefactor.
    La masa de ciudadanos ven objetos, cosas materializadas, pero no comprenden lo que se deriva de ellas. Captan un beneficio directo que de alguna manera los beneficia de inmediato y particular, personalmente o al grupo con quien comparten, pero no perciben el perjuicio que ocasiona a los demás, menos al concepto general del bien común.
    Barrio adentro, mercal, las pensiones, son ejemplos de beneficios que reciben la masa popular directamente y no se detienen a pensar de donde salieron ni que perjuicio provocó a otros. Son circunstancias objetivas que ha practicado el chavismo.
    Siempre se presenta la disyuntiva entre el beneficio objetivo y el beneficio Moral. Ese es el principal escoyo para que la masa popular acepte el Capitalismo frente al Estatismo Populista. Se ve la escenografía, pero no se comprende el mensaje que contiene la obra.
    Los resultados beneficiosos que producen los mecanismos democráticos del Capitalismo, que se traducen después en Moral Social, que percibe la razón, se ven, pero a muy largo plazo, y cuando se puedan comparar objetivamente con otras sociedades atrasadas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s