Marcelo Dotti A. y La Voz de la Gente en Ecuador


De antemano agradecemos a nuestro seguidor y escritor ecuatoriano Pablo Córdova Cordero por el envío de la información y por haberle pasado al periodista ecuatoriano Marcelo Dotti A. nuestra referencia. Abajo nota de prensa del periodista Dotti sobre nuestra filosofía. Gracias, EG.

Jueves 21 de junio del 2012

Radio Sucesos 101.7 FM  

TV Canal 29 ( cable 73 y 80)  Quito

 LA  VOZ  DE  LA  GENTE, revista de noticias comentadas, de lunes a viernes, 7-9 am.

Diálogos con los protagonistas de la noticia.

Producción, dirección y autoría de MARCELO  DOTTI  A.

  

SAVATER,  EL  POLIFEMO

El filósofo venezolano y profesor de la Universidad Central de ese país, Emeterio Gómez, es un genuino mente-lúcida y severo crítico de los extremos racionalistas de la Cultura  Occidental. Detesta Emeterio esa confianza dogmática que todo explica sometiéndolo a la “lente lógica”, sin dejar ningún espacio al misterio del alma humana como dínamo del comportamiento de la gente (bueno o malo). Gracias al escritor ecuatoriano, don Pablo Córdova Corderoha llegado a mis manos una reflexión filosófica de este notable intelectual, se trata de una crítica sin miramientos contra uno de los más publicitados literatos españoles de estos días, amen de su aburrida mediocridad, o de su pretendido humorismo. Gómez se ha referido a este vago conspicuo (reconocido por él mismo): Fernando Savater, una suerte de cínico contemporáneo con bastante suerte, dado que vive sumergido en una montaña de libros del más variado género, sacando su cabeza tuerta de entre ese maremágnum bibliográfico, como lo haría el periscopio de un sumergible con su ‘único ojo de polifemo’, para husmear en el desconcertante contorno de superficie.

En efecto, el español Savater escribió un arenoso libro que tituló La Aventura del Pensamiento,en el que se dedica a notariar, sin pizca de “ángel” ni “duende”, sin gracia,  a toda la sucesión de filósofos que ha edificado la tradición del LOGO OCCIDENTAL, esa indigestión de lo puramente intelectivo… ese estreñimiento crónico donde permanecen retenidos los impulsos anímicos más esenciales… todo aquello subestimado por Occidente porque lo considera emocional o pasional, y por tanto lo desprecia. Ese es el libro de Savater, un árido vulgarizador del pensamiento surgido hace 25 siglos en Grecia, y que a partir de ahí se fuera extendiendo como “mancha voraz” en  sentido anti-horario, es decir, todo hacia el Oeste como una negación de la insondable espiritualidad que había marcado, en cambio, el carácter del Oriente.

Se diría que el maestro venezolano, Don Emeterio, abriga una convicción no confesada aunque hondamente sentida: que el racionalismo-intelectual de occidental es, viéndolo bien, una era de velado oscurantismo que, al no poder escrutar ni explicar lo intrincado y complejo del espíritu, sencillamente optó por el camino pedestre de condenarlo como esotérico, religioso y brujesco. La pretensiosas “Luces de Occidente” serían, no otra cosa, que una inmersión anfibia en las aguas profundas de la objetividad materialista donde para el caso que nos ocupa, Fernando Savater resulta ser el más trivial de los periscopios, sin que ello sea una referencia a su sesgada vista, sino al panegírico almibarado que el divulgador español concede, por ejemplo, a Carlos Marx, cuya doctrina surte como el puerto final donde el materialismo tuerto acaba de amarrar a sus camellos, hastiados de rumiar la dieta indigesta de una pretendida realidad dialéctica, que aspira a explicarlo todo y acaba enredada y confundida ante la confusa ‘dictadura’ de esa misma realidad.

El Maestro Emeterio Gómez, no detesta a Marx, meramente lo desprecia y sin atenuantes, cuando arriesga un valeroso y respetable juicio sobre aquel judío paradisíaco y nuevo profeta del Apocalipsis, al encasillarlo como un “TONTO… UN  ABSOLUTO  TONTO,  CUYAS  IDEAS  DECIMONONICAS  LE  SIRVIERON  A  3  O  4  ASESINOS  DEL  SIGLO  XX  PARA  MASACRAR  A  MILLONES  DE  PERSONAS… EN  EL  AFAN  ESTUPIDO  DE  CREAR  UN  HOMBRE  NUEVO” . Si el filósofo venezolano no ha tenido miramientos con el falso ‘totem’ de Carlos Marx, menos los ha tenido con el mediocre de Savater, del que dice que “A las boberías supremas de Marx, Savater ni siquiera se asoma”. Pobre Savater, si es que nos preguntamos, siempre en la línea de pensamiento de Emeterio Gómez: ¿Qué le toca en suerte al que está por debajo de un tonto… y peor que eso, al admirador de un tonto?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s