¿No progresa la Filosofía?


Un querido amigo nos ha hecho llegar un valioso ensayo –There is no progress in Philosophy– de un profesor gringo, Eric Dietrich, de la Universidad de Binghamton; que puede bajarse de http://commons.pacificu.edu/eip/vol12/iss2/9. Traduzco el resumen: “Excepto por una cierta pátina de Modernidad, la filosofía es exactamente la misma que siempre fue, no ha hecho ningún progreso de ningún tipo. Nosotros los filósofos batallamos con exactamente el mismo problema con el que batallaron los presocráticos. Aún más escandalosa que dicha idea, es la negación descarada de su obvia verdad por parte de muchos filósofos. Dicha visión que niega el progreso en filosofía, es explorada aquí. Su negación es diagnosticada como una forma de anosognosia (una mezcla en griego de prefijo privativo, enfermedad -gnosos- y conocimiento -gnosis-), una condición psíquica en la que la persona afectada niega que tenga ningún problema”.

El autor imagina un juego con cuyo resultado estoy en profundo desacuerdo, pero que no puedo sino celebrarle por su originalidad: Aristóteles logra viajar en el tiempo y aterriza en una universidad de esta época; se mete de oyente en diversas facultades científicas -química, física, etc.- y, por supuesto, a pesar de haber sido el sabio más grande de su tiempo, no logra captar nada. Descorazonado abandona el edificio de ciencias y se mete en un curso de Filosofía, del cual sale más triste todavía. En dicho curso logró entender todo… simplemente porque se trataba de los mismos conocimientos que él había generado hace 2.300 años. La conclusión es obvia: mientras las ciencias han evolucionado de manera impresionante, la Filosofía y sobre todo la Ética, no han hecho el menor progreso respecto de donde él las dejó.

Pero, más allá de lo original de su metáfora, difiero radicalmente de Dietrich en cuanto a su tesis central. ¡¡Claro que la Filosofía y la Ética han hecho avances formidables!! Que los profesores de Filosofía no los asuman, es otra cosa. La Filosofía Medieval superó con creces a la Griega, aunque sólo fuese por la influencia del Cristianismo. La sola presencia de dos nociones básicas –Persona y Libre Albedrío– ausentes en la Filosofía Griega, fueron un progreso espectacular. (Quede claro que cuando hablo de los griegos me refiero a Parménides, Sócrates, Platón y Aristóteles, no a los Escépticos ni a los Estoicos) Pero lo más importante de Jesucristo que los filósofos medievales asumieron fue, obviamente, el Amor al Prójimo, una noción básica que, por sí sola, debió haber convertido -de no estar los profesores de por medio- a la Filosofía Griega en fiambre.

Aunque el progreso más grande de la Filosofía se produjo con Descartes. Que ese sí -de no ser por los benditos profesores de Filosofía- debió haber liquidado a Platón y a Aristóteles. Porque estos creyeron que lo esencial era conocer, comprender o, peor aún, contemplar al Mundo y al Ser. Cuando lo fundamental era comprender el instrumental cognoscitivo, la mente, con la cual abordamos aquellas realidades exteriores. Lo fundamental era la Subjetividad Humana, que nos permite captar el Ser. Pero Descartes estaba también equivocado, porque no intuyó que había una Realidad a la cual ningún instrumental cognoscitivo podía acceder: La Cosa en Sí. Vino Kant y lo superó y luego, Hegel superó a Kant y Kierkegaard nos enseño que Hegel no había entendido lo esencial de Lo Humano: la Existencia. Y luego vino Nietzsche, acabó con todo y logró un formidable progreso para la Filosofía: descubrir que ella no tiene ninguna posibilidad de entender nada.

Publicado por Emeterio en El Universal el 15 de abril de 2012.

Anuncios

Un pensamiento en “¿No progresa la Filosofía?

  1. Wladimir Alcala dice:

    wow… sin duda soy un aficionado en cuanto a la filosofía, muy poco me he desarrollado intelectualmente en este campo y como Ingeniero sin duda alejado profesional y académicamente del entender al “Ser”. Pero en mi corazón al intentar explorar y desarrollar el conocimiento sobre mi mismo (Interior) y del mundo (Exterior), al leer sus artículos y ensayos que sigo desde hace un poco mas de 7 años, me llegan estas palabras que las escuche en el dialogo de una película y que hoy mi corazón desea que las pueda compartir con usted: Dos granjeros necesitaban desesperadamente que llovieran y los dos oraron a Dios para que llegara la lluvia, solo uno se fue al campo a trabajar, el otro se quedo orando a Dios, que cree que paso cuando llego la lluvia… Sigo con interés sus artículos y se que Dios hará llover cuando todo este listo, siga trabajando Don Emeterio la cosecha será grandiosa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s