Dolientes de la Filosofía… pero muy queridos


Un amigo muy querido arremete contra lo que él asume como un insensato empeño mío: ¡¡matar a la Filosofía!! Pero no fui yo el que parió dicha idea, de puro genio que a lo mejor soy, sin saberlo. No fui yo el que decretó esa lenta muerte que ya dura 228 años, desde que Kant fracasó al intentar conectar la Razón y la Moral. O desde que T. S. Eliot afirmó que no soportaríamos la Realidad sin los esquemitas lógicos que le superponemos para humanizarla. No fui yo sino Nietzsche el que se burló de Platón, como le dio la gana, al mostrar que la Razón carecía de basamento.

Y, por si alguna duda quedaba, Wittgenstein le dio el Tiro de Gracia a la moribunda. Acuñó en su Tractatus una idea que nadie ha rebatido; y que dejó a la Filosofía en el aire: que “Todas las proposiciones lógicas son tautológicas”, esto es, que la conclusión de un silogismo no agrega -ni puede agregar- ningún conocimiento nuevo al que ya estaba en las premisas. Si “todos los hombres son mortales” y “Sócrates es hombre”, es obvio que allí está ya contenida, íntegra, la conclusión.

Dice nuestro amigo (en un desafío caballeresco a dos ideas que vengo sosteniendo: que la Filosofía ha muerto y que deberíamos relanzar la Religiosidad; el otro “rollo” que, hoy, no tocaremos); dice él, que “La Filosofía es una interrogación permanente; la Religión, una respuesta permanente. Quien quiere conocer, cuestiona y eso es Filosofía… Quien quiere creer, cree y eso es Religión. Quien duda, busca la Filosofía. El que quiere certezas busca la fe”.

Todo lo cual es absolutamente cierto… pero relativo. Por supuesto que la filosofía fue una “interrogación permanente”… ¡¡pero intentó producir respuestas y respuestas incontrovertibles!! Platón pretendió responder a la pregunta por el Bien… y fracasó. Y lo mismo le pasó con la Justicia, la Piedad y con todas las ideas alusivas a la Moral. Aristóteles fundó la Lógica -es decir, dio una respuesta- pero estaba a 2.400 años (hasta el siglo XIX) de saber que la suya era una lógica hipotética, sin el menor chance de captar la realidad. ¡¡Porque no hay, ni puede haber, ninguna Verdad Universal!! Algo que Rubén Blades ya sabía desde antes de Platón: “Que todo depende del color del cristal con que se mire”.

Pero falta aún el fracaso esencial: Cuando se trata de captar la Naturaleza, el problema no es muy grave, porque -en ella- las premisas son más o menos sólidas. Porque allí cabe lo que el buenazo de Shakespeare creyó: la ingenua idea de que -en el plano de lo Humano- podemos escoger con claridad entre el to be y el not to be. Porque en la Natura hay realidades más o menos estables, que ciertamente son o no son. En ese plano de lo Natural, podemos “salvar” a la Filosofía diciendo que no fue que murió, sino que le cedió el paso a la Ciencia. Pero la verdadera esfera en la que se dirime el asunto es la de lo Humano, el Espíritu, la Conciencia, el Alma o como se llame. Allí la Filosofía no tiene nada que buscar. ¡¡Porque no hay premisas!!

Allí es donde “se bate el cobre”, donde después de 2.500 años de esfuerzos, la Humanidad descubre que no hay Respuesta. Allí la Filosofía puede seguir preguntando, interrogando o dudando cuanto quiera, que, con toda seguridad ¡¡solo generará dogmas!! Simplemente, porque -como titulé un artículo reciente- el Alma es Inescrutable… por definición, tautológicamente. Porque si lográsemos conocerla o escrutarla (o sea ¡¡si le liquidásemos el Inconsciente!!) nuestra comprensión de ella alteraría su Ser. Con lo cual el conocimiento de lo Humano ya no sería de lo Humano sino de una Cosa.

Publicado por Emeterio en El Universal el 11 de marzo de 2012

Anuncios

2 pensamientos en “Dolientes de la Filosofía… pero muy queridos

  1. joserpir dice:

    La Religión son amores y no buenas razones. Como en Filosofía se debe razonar, se debe hacer en o con la realidad natural.

    La Razón no puede tener basamento porque no es una premisa conceptual, es una facultad del cerebro humano. Es un acto de discurrir para tratar de entender. Es un proceso de la inteligencia humana al seguir un método de análisis. Cuando se trata de análisis matemático son las relaciones lógicas entre elementos que conllevan a un resultado exacto e irrefutable. Cuando se trata de encontrarle explicación a los fenómenos naturales, siendo el humano parte de ellos, es el proceso de análisis para conocer las condiciones que se necesitan para que se mantenga o se reproduzca.
    La Matemática la constituyen la simbología y métodos que requieren los fenómenos naturales para ser expresados o explicados, los cuales son comprensibles a la razón humana por ser tangibles y casi todos perceptibles a los sentidos humanos. Los problemas sin explicación y sin solución se le presentan al humano cuando pretende ir más allá de lo tangible, de lo que no pertenece a lo natural y donde no se puede razonar sino imaginar. A esa dimensión pertenecen las ilusiones, el idealismo filosófico, el espíritu, el alma, la conciencia, la mente y, quizá, hasta las profecías.
    En ese sentido podríamos decir que la filosofía nunca ha muerto, como tampoco el Olimpo y sus dioses, Dios y los ángeles, el infierno y el demonio, Adán y Eva. Siempre han estado presentes en la imaginación humana. Siguiendo con la misma premisa, la opinión de su amigo caballeresco no tiene base al expresar que “Quien quiere conocer, cuestiona, y eso es Filosofía” porque no se pude conocer lo que es imaginario, o sea, que lo que no es tangible no se puede explicar. Con respecto a la expresión “Quien quiere creer, cree, y es Religión”, no es cuestionable porque pertenece a la imaginación humana, que desea creer en algún paradigma para darle sentido a su existencia más allá de la muerte, y para tener un modelo de comportamiento que le de confianza a su proceder. También en ese sentido la Religión transforma lo imaginario en realidad a través de los dogmas y la Fe que se aceptan como ciertos. “No se mete en camisa de once varas” como lo pretende la Filosofía, que trata de negar o afirmar la existencia de Dios. Pero queda invalidada su pretensión al tratar de razonar desde la realidad o lo tangible, de lo natural. Es por ello que “La Filosofía es una interrogación permanente y La Religión una respuesta permanente”. También es por ello que los filósofos ocuparán su razón dudando y los religiosos ocuparán su razón sembrando la Fe en la razón de sus feligreses. (No puedo utilizar el término o vocablo conciencia o mente en lugar de Razón porque me conecta con el alma o con conciencia que no pertenecen a lo tangible o natural humano).
    Lo anteriormente expuesto depende de qué se quiera entender como “Razón”. La mayor dificultad que tienen los filósofos para razonar es el lenguaje, y mucho más el Castellano o Español que un término significa muchas cosas o que muchos términos sirven para referirse a la misma cosa o concepto.
    Si acordamos que la Razón no es un acto de discurrir, de deducción o análisis para explicar un fenómeno natural, sino que es propio de la Filosofía para trascender desde lo natural, entonces sería valido que Dudar sería propio de la Filosofía, y el que Quiera conocer algo fuera de lo natural debe cuestionar y, en consecuencia, debe recurrir a la Filosofía. Entonces el planteamiento que expuse anteriormente es cuestionable, porque la base conceptual o premisa de la “Razón” no es válida.
    Conceptos imaginarios

    Espíritu
    Ser inmaterial y dotado de razón. Alma racional. Don sobrenatural y gracia particular que Dios suele dar a algunas criaturas (DRAE)

    Con ese concepto “no se puede llegar a ninguna parte”. No se puede acometer ningún acto racional. Es inmaterial pero está dotado de razón, es un contrasentido. Se asocia con el Alma, que también es inmaterial, pero también tiene razón. Ambos califican a la misma cosa inmaterial pero ambos comparten la misma razón, que es una facultad humana, y por tanto material. Lo concede Dios que es inmaterial o imaginario del humano y, además, no es común ya que Dios no se lo concede a todos los humanos.

    Alma
    Principio que da forma y organiza el dinamismo vegetativo, sensitivo e intelectual de la vida. Vida humana. En algunas religiones y culturas, sustancia espiritual e inmortal de los seres humanos. (DRAE).

    Tremendas contradicciones. Es el principio de la vida, el que motoriza o dinamiza la división celular, que está fuera de los organismos vivos ya que es una sustancia espiritual, que es inmaterial y por tanto intangible, y es inmortal, que es el supremo deseo humano. Pero además, tiene razón por ser una “sustancia” del espíritu. Sustancia que nadie conoce porque ni la pueden percibir los sentidos ni se puede explicar.

    Conciencia
    Propiedad del espíritu humano de reconocerse en sus atributos esenciales y en todas las modificaciones que en sí mismo experimenta. Conocimiento reflexivo de las cosas. Actividad mental a la que solo puede tener acceso el propio sujeto. Conocimiento interior del bien y del mal. (DRAE).

    Es una propiedad o facultad que tiene el espíritu humano de reconocerse a sí mismo. El espíritu humano tiene atributos para reconocer el bien y el mal y además es mutante, porque se puede modificar a sí mismo. Me imagino que es a través de la Razón, porque es la facultad de reflexionar del Espíritu y también del Alma, o sea que, Razón y Conciencia terminan siendo la misma cosa, o facultad de deducción

    Mente
    Potencia intelectual del Alma. Designio, pensamiento, voluntad. Conjunto de actividades y procesos psíquicos conscientes e inconscientes, especialmente de carácter cognitivo. (DRAE).

    Tiene una acepción inmaterial y otra material. Es una facultad del alma y también del cerebro humano. Pero no sabemos cuándo y cómo se funcionan, si es que son independientes, o es la misma que comparte las dos dimensiones.

    Profesor, Usted como muchos otros, insisten que el Espíritu, el Alma, la Conciencia son la esencia de lo humano, pero el humano es real, tangible, material, lo contrario a lo intangible, inmaterial e irreal de tales vocablos, ellos se aplican a la imaginación cuando el humano pretende la inmortalidad, lo cual no es real, es por ello que allí la filosofía no tiene nada que buscar, porque no encontrará nada, en cambio, sí es la dimensión o esfera de la religión.

    Tampoco es apropiado decir que la Filosofía cedió el paso a la Ciencia, yo diría que le abre el camino a la ciencia. El deseo de comprender pone en funcionamiento el cuestionamiento y la duda, pero aunque provenga del científico investigador, ese primer paso de encontrar las relaciones que provocan el fenómeno científico y descartar las que no pertenecen a él antes de encontrar la explicación irrefutable y su reproducción bajo las mismas condiciones, ese proceso de razonamiento, lo que debe también conducir a la elaboración del método, ese es un razonamiento filosófico. Y en ese campo la Filosofía sí tiene que buscar porque pertenece a la dimensión real o natural del humano. Einstein antes de demostrar la Teoría de la relatividad y la Conservación de la Energía inició un proceso de razonamiento.

  2. Creo que hay un problema de formulación en este artículo. La verdad sí existe: lo que no existe es la Verdad. La filosofía no ha muerto –mucho menos para “abrirle paso” a la ciencia–: la filosofía entendida como fundamentación de la moral, a partir de los socráticos, es lo que, con Dios, ha muerto. Negar la filosofía es negar el conocimiento: decir que no hay premisas en la naturaleza es negar los sentidos: el autor va camino de la anarquía absoluta, nada nuevo para nuestro siglo: una especie más de nihilismo, muy cercano a Marx en su tiempo, por cierto, en la figura de los anarquistas: ni Dios ni amo. Es vital para nosotros, en aras de tener algún éxito en esto, diferenciar, para no caer bajo el avasallamiento de la moral –que siempre iguala. Por lo demás, es grato saber, en relación con este artículo y su autor, que hay personas con el suficiente valor como para ocuparse de estos abismos, y que reconocen el valor del gran filósofo alemán: el primero y prácticamente único filósofo de la modernidad –sin contar a Dostoievski.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s