El Hato El Milagro


Vaya este artículo a la memoria de Don Ricardo Zuloaga y para Carmen Luisa, su viuda y sus hijos, gente muy querida. Y vaya, sobre todo, como contribución a la defensa del hato El Milagro, hoy bajo amenaza de expropiación -o, como diría María Corina, de simple y sencillo robo- por parte del Gobierno. Y no por casualidad, defendido aguerridamente por sus obreros y empleados y, lo más hermoso, por sus combativas mujeres. Tengo muy fresca, la imagen de Ricardo, hace ya muchos años, intentando enseñarme a montar a caballo y diciendo, ante mi torpeza: “espero que seas mejor economista que jinete”.

Pero del hato, pasa uno casi sin darse cuenta al 4F. Ayer se cumplieron 20 años del intento de golpe de Estado y no puedo dejar de imaginar lo que hubiese sido para Venezuela que ese cuartelazo hubiese triunfado, es decir, que Chávez, en vez de verse obligado a imponer su Comunismo por la vía democrática, en lugar de tener que montar todo este parapeto legal de las Expropiaciones, hubiese podido dedicarse explícitamente al robo, a la eliminación por decreto de la Propiedad Privada.

Pero, hablando del 4F y del Comunismo, es imposible no mencionar que Carlos Azpúrua está haciendo una película para celebrar esos 20 años. Y se queja de que nadie de la Oposición, se ha prestado para semejante panegírico. Él olvida un pequeñito detalle: la única forma de participar en dichas entrevistas era poder criticar a fondo el Proyecto Totalitario de Chávez, es decir, la instauración de una sociedad comunista en Venezuela; una aberración que -si la dejamos- convertirá al hato El Milagro y a todos los hatos y a todas nuestras empresas en propiedad estatal. O sea, en empresas incapaces de producir bienes y servicios. Exactamente el mismo proceso que llevó a la quiebra a la antigua Unión Soviética y a todos los países comunistas del mundo. El detallito que Carlos olvida es que si uno hubiese declarado esas cosas en “su” película, evidentemente los censores y editores del Gobierno se la habrían mutilado. Respetamos la honestidad de Azpúrua, pero cuesta pensar que él hubiese podido imponer su criterio contra… el del propio Chávez.

Si el hato El Milagro es finalmente expropiado, ocurrirá exactamente lo mismo que con todas las empresas confiscadas en Venezuela, lo mismo que con los Sovjoces y Koljoces en la antigua URSS, con la Comunas chinas y con toda la Economía Cubana: que después de 52 años de fracaso socialista se prepara, aplastada y hambrienta… para regresar al Capitalismo. ¿Incluirá Carlos en sus entrevistas alguna preguntica sobre la dolorosa destrucción de la sociedad cubana por el Comunismo?

Pero, con todo lo importante que es la destrucción de la Economía por el Chavismo, no es lo más importante. Lo realmente aterrador es la destrucción radical de la Libertad Individual. Lo que realmente se juega con esta Revolución y con cualquier otra inspirada en el Marxismo es la dimensión moral del hombre. La exclusión radical de cualquier alusión a los valores, porque al zonzo de Marx se le ocurrió creer que “La moral es un prejuicio pequeño-burgués”. Lo que está en juego y, lo realmente crucial, es la sustitución de la Espiritualidad Humana por las leyes de la luminosa ciencia del Materialismo Histórico, que supuso que el Comunismo sustituiría necesariamente al Capitalismo. ¿Qué pensará Carlitos de la liquidación de la Libertad y de la Dignidad en su propio país a manos de Chávez? ¿Qué pensará del robo del hato El Milagro y de todas las propiedades en Venezuela? Proceso al cual, él mismo hace un indudable aporte con esta película.

Publicado por Emeterio en El Universal el 5 de febrero de 2012

Anuncios

Un pensamiento en “El Hato El Milagro

  1. joserpir dice:

    Me confunde al conectar la libertad Individual con el Espíritu Humano. Si el espíritu humano es inescrutable, como la infinitud del alma, entonces no hay sentimientos, que sí es una característica de la naturaleza humana, o sea, de lo material y concreto del humano en la tierra. Por lo tanto, al destruir la libertad individual del ciudadano también se está destruyendo al mismo tiempo la Dignidad humana y la identidad ciudadana, que es un sentimiento producto de la convivencia en sociedad. El Espíritu tiene la facultad de permanecer libre, aunque la persona esté en la cárcel, es un sentimiento que nadie lo puede reprimir sino la misma persona.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s