Stephen Hawking, Capitalismo y Ética


El curso presiona, exige respuestas: “Pero entonces profe ¿qué es exactamente el Capitalismo Solidario? ¿Cómo puede el capital fundarse en valores? Y sobre todo ¿de dónde saca Ud. que aquél terminará imponiéndose?”. “¿Cómo es eso de que los capitalistas devendrán solidarios en cuanto descubran que hacer el Bien a los demás aumentará sus ganancias? ¿Cómo entenderlo, si usted nos ha dicho que la moral solo es de verdad moral cuando es desinteresada; cuando hago el Bien, no porque tenga una razón, presión, motivo o ambición para hacerlo, sino porque asumo que es mi deber hacerlo; que lo espiritualmente valioso y hermoso, lo que me constituye mi dimensión estrictamente humana o Sagrada, es hacerlo?

¿Cómo explicarles qué es el Capitalismo Solidario -centrado en la Moral- si ésta ha sido desde siempre un tema tan polémico ¡¡y tan confuso!!? ¿Cómo, si para “definir” la Moral debemos precisar qué es el Libre Albedrío y no siempre tenemos una idea clara de él? ¿Cómo, si una autoridad científica mundial como Stephen Hawking da muestras de no entender en lo más mínimo qué es dicha noción? ¿Qué queda para el común de los mortales, si alguien de esa talla intelectual cree que las leyes científicas que rigen las partículas subatómicas anulan la Libertad Individual, ¡¡sin la cual la Moral carece por completo de sentido!!?

Veamos algunas ideas de Hawking: “muchos, sin embargo, aunque acepten que el determinismo científico rige los procesos físicos, exceptúan el comportamiento humano, ¡¡ya que creen que tienen libre albedrío!!… Aunque sentimos que podemos escoger lo que hacemos, nuestra comprensión de las bases moleculares de la biología demuestra que los procesos biológicos están regidos por las leyes de la física y la química y que, por ende, están ¡¡tan determinados como las órbitas planetarias!! Experimentos recientes en neurociencia corroboran el punto de vista de que es nuestro cerebro físico, siguiendo las leyes conocidas de la ciencia, el que determina nuestras acciones, y no algún agente externo a esas leyes… De manera que parece que no somos más que máquinas biológicas ¡¡y que el libre albedrio es solo una ilusión!!” (Stephen Hawking, El Gran Diseño, Ed. Crítica, Págs. 38-40. Las cursivas y signos de admiración son míos).

Todo un enfoque “científico” profundamente irresponsable que se estrella contra un simple hecho, contra un fact: que frente a cualquier explicación científica que intente anticipar mi elección en una disyuntiva moral (robar o no, mentir o no), con toda certeza y sin la menor duda, yo podré hacer lo contrario. Porque se trata de un hecho que ninguna ciencia puede rebatir (¡¡porque ninguna de ellas puede rebatir hechos, cuando estos son incontrovertibles; imaginemos una que intente negar que estoy escribiendo este artículo!!). En ese sentido, no siempre, pero sí en determinadas circunstancias, es irrefutable, que puedo hacer una cosa o exactamente la contraria. Negar eso sería necio.

De tal forma que si Hawking me dice que necesariamente haré A, yo, aunque solo sea por dejar mal a su presunta ciencia, haré B. Si él -lo cito de nuevo- después de “conocer el estado inicial de miles de billones de billones de partículas de mi cuerpo y de resolver un número parecido de ecuaciones”; lo cual le llevaría, dicho por él, “miles de millones de años” (ob. cit. pág. 40); si él me dice que yo en aquel remotísimo momento, hace millones de años, debí haber respondido a su ofensa lanzándole un golpe, yo le diré que trate de recordar, que yo logré contener mi rabia ¡¡y no le lancé ese golpe!!

Publicado por Emeterio en El Universal el 6 de noviembre de 2011

Anuncios

3 pensamientos en “Stephen Hawking, Capitalismo y Ética

  1. Hola Emeterio. Aquí te copio un enlace a un artículo sobre este interesante, tema publicado en The New York Times:
    http://opinionator.blogs.nytimes.com/2011/11/13/is-neuroscience-the-death-of-free-will/
    Cordiales saludos.
    Alberto Lovera Viana.

  2. carlos mosquera dice:

    GOMEZ, EL DIOS DE GOMEZ Y EL DE MI CONVENIENCIA
    Estimado Ec Emeterio Gómez:

    Su artículo del domingo 06nov sobre el libre albedrío me motivó, con todo respeto, a escribirle lo siguiente, si tiene tiempo por favor léalo:

    Menciona usted que el libre albedrío existe porque nada nos impide elegir , para mal ó para bien, pero inexorablemente podemos elegir e indica que Hawking estaría errado.

    Nuestra ignorancia sobre el futuro no implica que el libre albedrío exista, solo implica que no tenemos suficientes herramientas para conocer ese futuro con certeza absoluta y eso nos genera la falsa idea de poder elegir. En otras palabras, si usted cree en Dios, con todos sus atributos “Omnis”, no puede creer en el libre albedrío y viceversa, muy simple.

    El libre albedrío es un concepto que las religiones tuvieron que adoptar para poder explicar las evidentes contradicciones del porqué, entre otras, existe el mal ya que no podía haber sido creado por Dios. Pero, si Dios no lo creó entonces Dios ya no es Dios sino dios… uno de tantos… Tener libre albedrío implica ser creadores, o sea, seríamos competidores de Dios …¿o de dios?

    ¿Mal y bien? No nos matemos diferenciándolos, no existen como tales , son relativos. La causa puede ser efecto y viceversa, dependen del Observador. Es igual que en el Universo no existe el arriba y abajo , derecha ó izquierda, pierden sentido esas preguntas.

    Así como es difícil de demostrar que Dios no existe, también lo es demostrar que sí existe. Entonces Dios se reduce a un problema de Fe. Pero al colocar a Dios en el campo de la Fe , las religiones lo colocaron en el campo de la duda -craso error- o sea, su existencia no es un hecho absoluto, depende de cada quien, de hecho usted es una prueba de ello, antes no creía en Dios y ahora sí. Usted en sus artículos, de una manera casi angustiosa, nos dice una y otra vez que Dios sí existe -a su manera- pero existe. …¿A su manera?… ! Ahh, pero así cualquiera! Así yo tambien creo en Dios! El Dios acomodaticio.

    Si Él existe, si es un hecho obvio que no necesita demostración, para qué las religiones? Carecerían de sentido. Existe y ya, punto final y más bien ocupémonos de otras cosas mucho más apremiantes.

    El problema es porque la característica principal de Dios es su gran ausencia y eso genera dudas. El concepto de Dios nace básicamente del miedo a la muerte, a lo desconocido o sea es un mecanismo de defensa necesario para trascender la muerte. Dios es todo lo que no sabemos, Dios es nuestra ignorancia, Dios es el comodín que satisface todos nuestros juegos (JDGB).

    Usted, creyente en Dios, dije al principio? En cual Dios cree usted? En el Ser Omni, clásico de las religiones? ó ¿”En la absoluta incapacidad de entender al mundo y menos nuestro espíritu”? ¿? ¿Qué significa eso? ¿Qué es el espíritu? Eso explica lo que es Dios? ¡¿Ó es un nuevo comodín?! La mayoría de la gente que dice que cree en Dios lo hace a su manera, incluido usted. Es lo que yo llamo “Creencia a Conveniencia”. Cada quien interpreta a Dios como le conviene, atajos, intereses… El Gran Comodín.

    Usted era ateo pero hoy cree en el Dios que creó la “absoluta infinitud del mundo” ¿que le hizo cambiar? ¿porqué ahora sí debo creerle? ¿En cuál de los dos Emeterios confío? ¿Cómo sabe usted que ahora “ese” Dios sí existe?

    Yo no me atrevo a asegurar ni lo uno ni lo otro y la razón es muy sencilla: para dilucidar sobre la existencia de un ser infinito, omni, debemos tener un conocimiento infinito y al menos yo no cuento con ese conocimiento.

    Mil gracias por su tiempo

    PD: no soy teísta ni ateísta ni chavista, solo busco explicaciones. Las suyas de momento no me convencen ( o no las entiendo), las de Hawking le ganan… por ahora.

    Atentamente

    Carlos Mosquera S

  3. Camilo dice:

    Mi prediccion: Si le digo a Emeterio que predigo que hara A, entonces hara B. Si no le digo, entonces hara A.

    Lo que dice Hawking, y claro que no es el primero, es innegable: la existencia del libre albedrio implica la violacion de las leyes de la fisica, ya que estas unen de manera exacta y predecible todas las interacciones subatomicas del cuerpo humano. El libre albedrio tendria necesraiamente que surgir de una fuente constante de micro-milagros que parten de la “conciencia” e influyen sobre el cerebro. Pero a pesar de cientos de miles de experimentos, tales violaciones no se han encontrado.

    Mi recomendacion para el se~nor Gomez es que se eduque aunque sea un poquito acerca de la genetica antes de comentar. La genetica moderna de ninguna manera se opone a la idea del libre albedrio, ni tampoco la existencia de informacion genetica en forma de moleculas de ADN implica que no tengamos control sobre nuestras acciones. La mas simple demostraction de esto esta en la observacion de que gemelos con identica informacion genetica llevan vidas y acciones divergentes. No existe cientifico en el mundo que niegue este simple hecho. El se~nor Gomez se empe~na en una discusion imaginaria con cientificos inexistentes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s