Acarigua es una Fiesta


Cien personas inteligentes y ocho horas para hablar de Ética, ¿qué más pedirle a la vida? Agradezco a los promotores de estos talleres (Instit. Universit. de Gerencia y Tecnología; Wladimir Petit, su director; Ciro Chapón, coordinador; y a la CAF), el chance de discutir con la gente sus visiones de la Ética. Discutirlas, digo, porque no creo en eso de “Enseñar Valores”. Usted puede saber qué es la tolerancia y ser al mismo tiempo intolerante; puede tomar cursos intensivos de humildad y ser cada vez más arrogante. Porque conocer los valores no supone practicarlos; porque no se trata de conocerlos, sino de tener la fuerza espiritual necesaria para enfrentar las presiones que los retan. Porque si éstas no existiesen, ser “éticos” sería una papayita.

Pero, entonces, profe, ¿qué es la Moral, si no “el conjunto de principios y valores que nos rigen”? Bueno, yo diría que es, antes que nada, eso: ¡¡tener conciencia de la fuerza de las presiones que atentan contra los valores!! Arrancarnos de cuajo esa creencia ingenua en que estos son absolutos, o sea, que no guardan una estrechísima relación con dichas presiones concretas; que éstas siempre podrán quebrarlos, por firmes que aquéllos sean. Es irresponsable inculcarle a la gente esa conseja antigua acerca del tenor absoluto de los valores. Cuando te secuestran un hijo, descubres que la Ética es plenamente relativa. Es aquella película, El avión presidencial, o algo así, en la que el primer mandatario de EEUU es secuestrado con su hija y en la que él pudo mantener sus valores, sólo porque era Harrison Ford. Conclusión: si no tenemos conciencia de las presiones que atentan contra nuestra moral, o sea, “si no sabemos dónde estamos paraos“, será difícil ser éticos en serio.

Vayamos entonces al otro de los dos elementos que mencioné al final del primer párrafo: que lo esencial no son los valores que uno pueda “tener”, sino la fuerza espiritual que los respalde cuando las realidades concretas (ya analizadas) presionen sobre ellos. ¡¡Porque dependiendo de la fuerza de esas presiones, así tendrá que ser de firme el Espíritu!! Que es en realidad, la verdadera fuerza de la Ética: no los valores que los padres nos sembraron en la infancia, ni los que la sociedad nos inculcó a lo largo de la vida, por vitales que todos ellos sean; sino la capacidad para rastrear en nosotros -en la profundidad infinita del Espíritu- la fuerza trascendente capaz de sostener esos valores “en las chiquiticas“.

Porque es allí donde se plantea el problema esencial de Lo Humano: en el salto de Lo Natural a Lo Trascendente, esto es, a lo Sagrado, a nuestra “Realidad Última”. Porque la moral nada tiene que ver con Lo Natural; no es algo que “esté allí”; como sin duda supongo cuando digo “es que yo tengo mis valores”; casi como si dijese “es que yo tengo mis brazos”, o “mis codos”. Los valores ¡¡no están allí!!, en alguna parte, sino que hay que producirlos al instante, ante las presiones que la realidad ejerce. Es en esos momentos que apelamos a la condición inescrutable e incognoscible del Alma (ese infinito que sin duda habita en nosotros y que nos conecta con la noción de Dios) a ver si en ella encontramos la fuerza espiritual trascendente que nos permita sostener nuestros valores.

Posdata: Al final, un joven me dice: “Todo eso está muy bien profe, pero ¿qué hago yo para desarrollar mi Espiritualidad?”. ¿Cómo contribuir con nuestros chamos en ese plano estricto de Lo Trascendente, Wladimir o Antonio Ecarri? Es decir, no ya en el plano de enseñarles nada, sino en el de sus propias Existencias.

Publicado por Emeterio en El Universal el 11 de septiembre de 2011

Anuncios

2 pensamientos en “Acarigua es una Fiesta

  1. Anto dice:

    Señor Gómez, los valores humanos no se infunden a base de conceptos o palabras, sino que se enseñan con el ejemplo de vida. En eso estoy de acuerdo con Ud.; pero lo que Ud., dice en este artículo no puede aplicarse a los valores o a la ética simplemente, aunque nazcan del espíritu humano. Me parece que Ud., desde mi humilde punto de vista, que está hablando de la virtud. Cuando le pedimos alguna virtud a Dios, no nos la da. Lo que nos da son ocasiones y situaciones en las que tengamos que ejercerla…y es lógico. Para el hombre religioso, esto es, en realación personal con Dios, la virtud se vive en grado heroico o es una hipocresía. Si se piensa, el camino de la humanidad es largo, pedregoso y muy incierto. Lo dijo Jesucristo “procuren entrar por la puerta estrecha…”

  2. Estimado Profesor Gomez,
    Muy interesante su artículo sobre la fortaleza espiritual que se necesita para respaldar los valores cuando las presiones los retan. He sido un estudioso de los ejercicios espirituales, y a continuación le envío un enlace a Youtube donde podrá ver y compartir con sus estudiantes un video que hice que contiene algunos ejercicios para fortalecer el espíritu:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s