Capitalismo para Lorena


Lorena, mi nuera, vino de España para la boda de Juan Pablo con Julissa. Felicitaciones para los tres; para Pablo y Cristina, los consuegros; Laura, la hermana y Carmencita, la bellísima abuela. Lorena es médico, pero viviendo en España hoy es muy difícil no preocuparse por la economía, el empleo, Keynes y, sobre todo… ¡el futuro del Capitalismo! Y, a quemarropa, la discusión estalla: “pero ¿cómo vas a decirme, querido suegro, que la crisis de 1929 se superó incorporándole a la Economía de Mercado, la Política Económica y la preocupación por Lo Social; y que, ahora, ante esta nueva amenaza, la única salida es que el Mercado asuma plenamente la dimensión de Lo Moral. ¿Cómo vas a convencerme de que la única salida para este lío es que los capitalistas incorporen en su modelo económico los principios éticos? Y la bella galeno (¿o galena?) concluyó contundente: “Si eso es así, estamos fritos. Porque yo no me imagino a las grandes transnacionales, ávidas de ganancias, convertidas en hermanitas de la caridad. A ver, dilecto padre de este caballero que está aquí, a mi lado, convénzame de lo contrario”.

LEER COMPLETO Y COMENTAR >>>

Anuncios