No sé de nada que no sea un milagro


Un amigo muy querido reacciona frente a mi último artículo: “Llamar a los grandes filósofos tontones o zonzos no está bien, porque no es verdad; pero además, porque aunque fuesen provocaciones para generar polémica y obligar a la gente a pensar, si ello se logra, sería al precio de quedar muy mal ante la opinión pública. Sé que no vas a hacerme caso, pero es mi deber advertirte”.

Agradezco tu esfuerzo, pana, pero tal como presumes, no voy a rectificar. ¡Sobre todo, porque no son provocaciones! Creo ferozmente en lo que digo.

Leer artículo completo y comentar >>>

Anuncios