Jon Sobrino, el Mal y el Capitalismo


Gracias a los jóvenes de la UCV que le pusieron mi nombre a su promoción de economistas. Fue hermoso estar allí con ustedes, con José Guerra, director de la Escuela y Débora Gosen y Milton Guzmán, sus padrinos… ¡Pero al acabar el acto, la discusión estalló! Y pido disculpas porque me puse grosero: “¿Cómo es posible, profesor Gómez, que apoye usted al Capitalismo Salvaje?”. “El problema teológico, señor, no es que el Capitalismo sea salvaje, sino que los seres humanos somos espiritualmente unas… miserias. Todos, los capitalistas, los obreros y el resto”.

Leer artículo completo y comentar >>>

Anuncios